Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Spotify justifica su reparto de dinero

La plataforma de escucha de música en streaming lanza Spotify Artists, un servicio en el que, entre otras cosas, explica su mecanismo de distribución de pagos

Thom Yorke, el artista enfadado con Spotify.
Thom Yorke, el artista enfadado con Spotify.

Al parecer las críticas de Thom Yorke, y otros irritados artistas, han surtido efecto en Spotify, el más popular de los servicios de música en streaming.  Su modelo de negocio consisten en ofrecer canciones para ser escuchadas por un pago mensual -o gratuitamente a cambio de que el usuario reciba publicidad-, pero no permite  la descarga de archivos..

Hace unos días el músico británico anunció que retiraba de esa plataforma su disco publicado en 2013  bajo el seudónimo Atoms For Peace como protesta por las escasas retribuciones que reciben los músicos. Pero solo retiró ese trabajo. La discografía completa de su proyecto más popular, el quinteto Radiohead, sigue disponible.

Pero su sonora queja y las de grupos como The Black Keys o Metallica parecen haber hecho mella en un tipo de servicio que depende de su reputación casi tanto como de sus ingresos.

Para contrarrestar la ola de descontento por la cuantía de sus pagos, (ellos mismos reconocen que en algunos casos tan parcos como 0,006 dólares, mucho menos de un céntimo de euro, por reproducción), la plataforma de origen sueco ha presentado Spotify Artists. "Un nuevo sitio web dirigido a los artistas que ofrece una serie de recomendaciones y reglas generales para artistas y managers acerca de cómo sacar el máximo partido a Spotify. Esta web también explica en detalle el modelo de negocio de Spotify, con cifras específicas y las ecuaciones utilizadas para calcular los pagos mensuales a los propietarios de derechos. Vamos a revelar una tasa media 'por escucha' así como la ecuación que explica cómo los artistas son remunerados a través de Spotify en detalle", dicen desde su agencia de comunicación española.

Son datos importantes para el futuro de la industria. En el reciente Libro blanco de la música en España, realizado a instancias de Promusicae, la patronal de las discográficas en España, se señalaba que el servicio de pago por suscripción era el que más había crecido en 2013. Prácticamente se había duplicado en un año. Y Spotify era con mucho, la plataforma más popular: Un 9% de los usuarios que pagan por oír música en Internet en España lo hacen en Spotify.

Su más inmediata seguidora, LastFm no llegaba al 1%. Claro que solo un 20,5% de los usuarios totales pagan por escuchar música en Internet. El 80% de los internautas que escuchan música, no pagan nada, nunca. Pero aún así, las discográficas han puesto sus esperanzas en este tipo de servicios.

En el análisis de su modelo de negocio, Spotify asegura tener más de 24 millones de usuarios de los cuales seis utilizan el servicio de suscripción que permite escuchar sin publicidad un número ilimitado de canciones por 9,99 euros al mes.

La media de ingresos, sumando pagos y publicidad, es de 41 dólares (30 euros) por usuario afirma la empresa. Eso daría un total de ingresos de 984 millones de dólares en 2013, aproximadamente 725 millones de euros.

De ese total, 500 millones (368 millones de euros), más del 50%, fue destinado a pagar los contenidos. Las quejas de los músicos por las ridículas cantidades que ingresan por la escucha de sus canciones, ese 0,006 por cada reproducción,  provienen, aseguran, de una forma equivocada de hacer el cálculo: dividir la cantidad recibida por el número de escuchas. Por eso se ha decidido hacer pública la ecuación con la que hace el cálculo de la cantidad que debe de recibir el propietario de los derechos de cada canción.

La ecuación según la cual Spotify paga a los artistas. ampliar foto
La ecuación según la cual Spotify paga a los artistas.

La ecuación incluye cuatro variables:

1. Los ingresos mensuales de Spotify.

 Son  los ingresos totales de Spotify en un mes sumando publicidad y suscripciones. Al parecer los cálculos se hacen sobre una base nacional, en cada uno de los 31 territorios en los que actualmente opera. "Varía de un país a otro en función de una serie de factores como la cantidad de usuarios que tenemos en ese país, cuántos de ellos son suscriptores de primera calidad y la cantidad de publicidad que vendemos en ese país".

2 . Las escuchas del artista en Spotify divididas por el total de las escuchas de Spotify.

Ellos mismos lo definen como "cuota de mercado". "Dividiendo los flujos de un artista entre el total de escuchas en Spotify se determina el porcentaje del total de nuestros desembolsos que se debe pagar por derechos a ese artista".

3 . Los royalties pagados a los propietarios de la canción y del master.

"Spotify negocia los royalties con las etiquetas y los editores de cada territorio donde operamos", dice la web. "Nuestros acuerdos de pago actuales nos llevan a distribuir aproximadamente el 70 % de los ingresos brutos a los propietarios del master y  a los titulares de los derechos de publicación (tanto de reproducción como de rendimiento mecánico ) . La división exacta entre estos tipos de titulares de derechos varía según el territorio, de conformidad con las leyes locales y acuerdos negociados".

4 . Tasa de royalties del artista

Aquí se llega al centro del problema, parece ser. "Una vez que Spotify ha pagado a un propietario de los derechos, ese sello o el editor, paga a cada artista de acuerdo a las tasas contractuales de ese artista" .

Estos contratos individuales explican por qué diferentes artistas reciben diferentes cantidades por la misma cantidad de ingresos generados. La ecuación parece querer probar que Spotify reparte más del 50% de sus ingresos brutos entre editoriales y discográficas y se lava las manos en el reparto que estas últimas hagan con los artistas.