crítica de 'una familia de tokio'
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Los límites del respeto

Relectura de un clásico tan insoslayable como 'Cuentos de Tokio', de Yasujirô Ozu, el filme plantea un estimulante problema crítico

Relectura de un clásico tan insoslayable como Cuentos de Tokio (1953), de Yasujirô Ozu, Una familia de Tokio del veterano Yôji Yamada plantea un estimulante problema crítico: aquí, el autor de El ocaso del samurái (2002) parece regirse por un profundo respeto al maestro, pero, salvo en la composición de algunos planos, no intenta emular su estilo. Una familia de Tokio es casi lo mismo que Cuentos de Tokio,pero el poso que dejan uno y otro trabajo es radicalmente dispar.

UNA FAMILIA DE TOKIO

Dirección: Yôji Yamada.

Intérpretes: Isao Hashizume, Kazuko Yoshiyuki, Masahiko Nishimura,

Yui Natsukawa, Tomoko Nakajima.

Género: drama. Japón, 2013.

Duración: 146 minutos.

Es cierto que algunas decisiones narrativas —en especial, las que afectan al personaje que era nuera viuda en Cuentos de Tokio y que aquí tiene marido fuera de la estabilidad profesional— alejan, para mal, a la nueva versión de su modelo, pero, sin duda, lo que se ha perdido por el camino es, casi, un intangible: ese estilo trascendente que diseccionó Paul Schrader en su célebre ensayo y que ha sido sustituido aquí por un realismo en el que no se manifiesta lo Otro. Es tan difícil enfadarse con esta película como amarla con pasión.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS