Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer trabajo de Fabrice Murgia

El joven talento de la escena belga presenta en el Temporada Alta de Girona 'Le chagrin des ogres'

La obra está basada en hechos reales

Un momento de 'Le chagrin des ogres', de Fabrice Murgia. Ampliar foto
Un momento de 'Le chagrin des ogres', de Fabrice Murgia.

A Fabrice Murgia (Verviers, Bélgica, 1983) le descubrimos hace poco y al revés pues lo primero que le vimos fueron sus montajes más recientes: Ghost Road, interpretado por la actriz Viviane De Muynck y estrenado en 2012, se presentó en la pasada edición del festival Temporada Alta de Girona y en los Teatros del Canal de Madrid a finales de mayo; Exils, una producción del mismo año, completaba la programación del Festival de Otoño a Primavera.

Ahora, este joven talento de la escena belga vuelve al festival gerundense con su primer trabajo, Le chagrin des ogres (La aflicción de los ogros), un montaje basado en hechos reales que creó para el festival de Lièges en 2009 tras ser padre por primera vez y que le consagró por toda Europa.

El 20 de noviembre de 2006, Bastian Bosse, un joven de 18 años, volvió a su instituto en Emsdetten (Alemania) escopeta en mano y disparó contra cinco alumnos antes de suicidarse. Unos meses antes, la joven austriaca Natascha Kampusch, de la misma edad, conseguía escapar del secuestrador que la retuvo cautiva durante diez años, un caso que todos recordamos por su impacto mediático. A partir del blog personal del primero, escrito en un lenguaje muy instintivo y corriente, y de las entrevistas que los medios dedicaron a la segunda, Murgia construyó una fábula con elementos de ficción que muestra el desconcierto absoluto de toda una generación. Según la crítica internacional, Le chagrin des ogres es un cuento onírico de gran impacto visual y de una audaz escritura escénica; una ópera prima magistral que habla el idioma de los adolescentes y conecta con su grito desesperanzado; el espejo de una generación colapsada de imágenes; una obra que rechaza el realismo para acercarse a la verdad y en la que las aberraciones criminales de una minoría revelan un malestar social latente.

La protagonista es una niña que nos pide que no busquemos distinguir la verdad de la mentira. “Yo soy real porque todo aquello que uno puede imaginar lo es. Soy tan real como puede serlo una pesadilla”. Así es que contactamos con Fabrice Murgia y lo primero que le preguntamos es qué hay de cierto en Le chagrin. “El 90% de lo que veréis sobre Bastian y un 40% en el caso de Natascha”, responde. “Hay también muchas referencias que parten de un suceso similar al de la chica y que conmocionó Bélgica en la década de los 90, el caso Dutroux; la voz del pueblo adquirió por entonces dimensiones monstruosas.”

Desde ese primer trabajo ha pasado casi un lustro: ¿qué cambiaría ahora del montaje? “Ya no haría el mismo espectáculo”, nos cuenta. “Lo escribí porque acababa de ser padre y tenía un conflicto de identidad como padre joven y como joven que ha de asumir responsabilidades. Quería lo mejor para mi hijo pero no sabía si sería capaz de darle lo que sea que eso significa.”

Actualmente Murgia dirige la compañía Artara, un grupo de performers, artistas visuales y músicos que consigue enganchar a quienes están enganchados a las nuevas tecnologías. Los interrogantes son el motor de sus propuestas. “Hay preguntas que me persiguen. El porqué del aislamiento, las nuevas formas de soledad… Son interrogantes que van madurando según voy envejeciendo, pero ahora ya no voy a internet como medio de fuga de los seres solitarios, sino a los desiertos, que es donde situaba la acción de Ghost Road. “

Murgia acaba la entrevista matizando que Le chagrin habla de la juventud como forma de abandono y apela a aquello que nos queda de la adolescencia, pero no es un espectáculo destinado a los adolescentes, sino que tiene distintos grados de lectura. Espera que quienes ya hemos superado esa etapa hace tiempo hagamos, durante la función, un viaje de vuelta hacia ese periodo de nuestras vidas y añade que si no llegamos a identificarnos con la juventud que plasma la obra, entonces es que ha fracasado.

Le chagrin des ogres se presenta este viernes día 15 en función única en El Canal (Factoria Cultural Coma Cros) de Salt, Girona.