Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Burger King se retira de un ‘reality’ de Telecinco por “trato machista”

Un baño de chocolate a una de sus concursantes recoge más de 22.000 firmas para retirar los anuncios del programa

La concursante Noemí Merino, durante el polémico baño de chocolate
La concursante Noemí Merino, durante el polémico baño de chocolate

El fantasma de la retirada de anunciantes vuelve a sobrevolar Telecinco por culpa de los contenidos de alguno de sus programas. La empresa de comida rápida Burger King ha comunicado este viernes que retirará su publicidad del reality Campamento de verano, después de que esta semana se iniciara una campaña en Internet pidiendo a los principales anunciantes (ING Direct, Minute Maid, Amena, Burger King, McDonalds, Orange y Mutua Madrileña) que retiraran su apoyo a un programa que "denigra y ataca a la mujer".

La polémica estalló el lunes de esta semana cuando la concursante Noemí Merino tuvo que quedarse en bikini y fue bañada con chocolate en directo. Merino, que advirtió de que era alérgica a este alimento, explotó contra la organización del programa entre lágrimas y gritos. "Me parece muy mal que quieran que sea la chica porno. No me gusta la imagen que quieren dar de mí", se lamentó. Mientras era rociada, el presentador del programa, Joaquín Prat, incluso dijo que el resto de concursantes la podrían lamer.

"Me parece muy mal que quieran que sea la chica porno", declaró la concursante

Fue entonces cuando la plafaforma conservadora Hazte Oir inició su recogida de firmas en Internet, que a día de hoy lleva más de 22.000 rúbricas. "La turbia utilización de la mujer para ganar audiencia, el convertir el sexo en espectáculo porno o el proponer modelos de comportamientos indignos son los instrumentos de los que se vale Telecinco para ganar audiencia y facturar más y más publicidad", escribe la asociación.

Ante la presión, Burger King ha anunciado este viernes a través de un comunicado su decisión de retirar la publicidad del programa. "No queremos relacionarnos con ningún formato que contenga actitudes machistas, denigrantes o que puedan llegar a herir la sensibilidad de los espectadores. Aprovechamos para mandarles nuestro apoyo a los concursantes que han vivido estas situaciones y a todas las mujeres que se hayan podido sentir ofendidas por dichos contenidos", reza el comunicado, haciendo clara alusión al caso de Noemí Merino.

24 horas después del polémico baño la copresentadora del programa, Sonia Ferrer, pidió perdón a Merino en directo. "A Noemí no le gustó el trató que recibió y con razón. Quiero pedirte disculpas de todo corazón en nombre de todos los que hacemos el programa. En ningún momento la intención fue herirte sino pasar un momento divertido y jovial entre todos". El programa ha recordado a través de su cuenta de Twitter que la concursante ha aceptado las disculpas. El grupo propietario de Telecinco ha respondido a la llamada de este periódico diciendo que "Mediaset no entra a valorar las decisiones que toman nuestros clientes, en este caso los anunciantes".

Gracias a la polémica, el reality batió el jueves su récord de audiencia

La polémica persigue a Campamento de verano desde su estreno. A finales de julio la escritora Lucía Etxebarría abandonó el programa alegando que su salud peligraba por el acoso de otra de las concursantes. A este episodio se le ha sumado esta semana el baño de chocolate y unos empujones en directo en la gala de ayer. La mala prensa generada por el baño de chocolate, sin embargo, no ha tenido precisamente un efecto negativo en la audiencia del reality: este jueves batió su récord de audiencia al ser visto por 1.543.000 espectadores, un 17,1% de la cuota de pantalla.

No es la primera vez que Telecinco se ve inmersa en una polémica parecida por culpa de sus contenidos. Hace dos años, una campaña similar contra el programa La Noria, presentado por Jordi González, consiguió que se quedara sin anunciantes paulatinamente hasta ser relegado a la franja del late night, antes de ser retirado de la programación. La controversia surgió en ese momento a raíz de una entrevista -pagada- a la madre de El Cuco, implicado en la muerte de Marta del Castillo.