Los cineastas surcoreanos piden que el Gobierno quite la censura a Kim Ki-duk

La película 'Moebius' del director no podrá exhibirse en las salas comerciales de su país El Gremio de directores considera que la restricción impuesta por el Gobierno la condena a muerte

El cineasta Kim Ki-duk recibe el León de Oro de Venecia.
El cineasta Kim Ki-duk recibe el León de Oro de Venecia. Reuters

Los cineastas surcoreanos han pedido al Gobierno de Seúl que levante la censura sobre Moebius, la última película de su compatriota, el aclamado director Kim Ki-duk, que no podrá exhibirse en las salas comerciales de su país. El Gremio de Directores de Corea, una asociación que representa a los realizadores locales, considera que la restricción impuesta por el Gobierno, que se basa en su temática y en las escenas de incesto que contiene, representa "una sentencia de muerte".

Moebius, que ha sido seleccionada para la sección oficial del próximo Festival de Cine de Venecia, fue clasificada el pasado día 1 como "proyección restringida" por la Junta de Clasificación de Medios de Corea (KMRB en sus siglas en inglés). Este organismo argumentó que la última cinta del realizador de títulos como Hierro 3, La isla o Amén, posee contenidos "perjudiciales para la juventud" y expresiones "inmorales y antisociales". La clasificación entraña que solo se podrá ver en salas exclusivamente dedicadas a estas producciones, inexistentes en Corea del Sur. Así, en la práctica, la decisión implica que Moebius no podrá ser estrenada en el país asiático, por lo que el Gremio critica que "es simplemente una prohibición de la película a los espectadores del país".

Kim Ki-duk redactó hace unos días un comunicado de protesta en el que expresa su deseo de que sean "los adultos coreanos quienes tengan la oportunidad de juzgar por sí mismos". Su película narra la historia de un hombre que crece en una familia destruida en la que se suceden varios episodios de sexo y de violencia.

El director surcoreano ganó el León de Oro de Venecia el año pasado con su polémica Pietá, llena de secuencias desgarradas de alto voltaje sexual. Kim Ki-duk es considerado uno de los directores de culto a nivel internacional de nuestros días.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS