Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una estrella despedida del Bolshoi denuncia que ha sufrido acoso

Nikolai Tsiskaridze, que llevaba más de 20 años como bailarín del centro, no tendrá su contrato renovado

El bailarín Nikolai Tsiskaridze.
El bailarín Nikolai Tsiskaridze. AFP

Uno de los bailarines estrella del Teatro Bolshoi, Nikolai Tsiskaridze, ha denunciado que ha estado sufriendo acoso en el centro dramático desde que en enero el director artístico de la institución, Serguei Filin, fuera atacado con ácido. La agresión fue planeada por otro solista del centro, Pavel Dmitrichenko. El Bolshoi anunció este sábado que no renovará el contrato con Tsiskaridze, que llevaba más de 20 años como bailarín del centro, tras varios meses de disputas y problemas legales. El bailarín dejará el teatro el próximo 30 de junio, tras haberle notificado que "no se prolongará su contrato fijo.

"Solo una palabra: acoso", ha asegurado Tsiskaridze, en declaraciones a la agencia rusa RIA Novosti. En varias entrevistas concedidas en enero de este año, Tsiskaridze acusó a la dirección del Bolshoi de estar llevando a cabo una "deliberada persecución" contra él amparándose en el ataque con ácido que sufrió en enero el director artístico del centro, Sergei Filin. En una entrevista al periódico francés Le Figaro, el bailarín afirmó no haber ninguna razón legal para su despido y que Sergei no ha perdido la visión, como sostiene su abogado. Tsiskaridze también dijo no preocuparse por su futuro profesional. "Volveré a trabajar rápidamente. Después de todo, hoy en día el Bolshoi soy yo", afirmó.

En febrero, el bailarín fue reprendido en dos ocasiones por haber dado entrevistas a medios de comunicación sin el permiso previo de la dirección del Bolshoi. Antes del ataque con ácido, Tsiskaridze había criticado las obras de renovación del teatro. La dirección del Bolshoi tuvo años antes una polémica que derivó en un enfrentamiento en los tribunales con otro de sus trabajadores, la bailarina Anastasia Volochkova, que fue despedida en 2003, supuestamente por tener sobrepeso. Un año después, en 2004, el Bolshoi fue obligado a readmitir a Volochkova por un tribunal y la bailarina volvió a ser contratada aunque, desde entonces, no ha sido asignada a ninguna función.

En marzo de este año, Volochkova volvió a levantar polémica cuando aseguró que el teatro trata de embellecer a sus bailarinas para contentar a los empresarios millonarios rusos. El director del Bolshoi, Anatoli Iksanov, rechazó estas acusaciones."El caos en el Bolshoi continúa. Ahora se están deshaciendo de Tsiskaridze. Parece que Iksanov tiene más fans", ha denunciado la bailarina, en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Más información