Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pequeñas editoriales ven con desasosiego su futuro en el mundo digital

"No hay una apuesta clara por la transformación necesaria", según el Laboratorio del Libro

Un lector, en la Feria del Libro de Madrid. Ampliar foto
Un lector, en la Feria del Libro de Madrid.

Aquello de que Internet era el futuro al parecer ya no vale. “Es el presente”, repiten últimamente los gurús. Pero el sector editorial español aún no lo tiene tan claro. O tal vez querría pero no puede. Es lo que se desprende del estudio publicado hoy por el Laboratorio del Libro sobre la relación entre el mundo editorial y el digital.

Desasosiego, desconcierto, desorientación son algunos de los términos empleados por el informe para describir la actitud del sector hacia ebooks y nuevas tecnologías. “Los resultados muestran que no hay una apuesta clara, decidida o firme por la transformación necesaria para integrarse de lleno en el escenario digital”, concluye el estudio, tras entrevistar a 113 expertos, entre editores, escritores, libreros, bibliotecarios, distribuidores, tecnólogos y especialistas en derechos de autor.

A la pregunta que abre el análisis –“¿Crees que el sector del libro está haciendo lo suficiente para adecuarse a los nuevos hábitos de los consumidores motivados por las nuevas tecnologías?”- 90 de los entrevistados contestan negativamente. Y, en cuanto a la razón de su no, la mayoría asegura que las editoriales españolas no están preparadas para el cambio y que la piratería es un obstáculo.

El informe recoge, asimismo, una mirada autocrítica del sector por la "clarísima limitación tecnológica y técnica" para posicionarse y vender en la red. “España no parece prestar demasiada atención al márketing editorial, ámbito prácticamente reservado a los grandes grupos”, defiende el estudio.

El sector del libro, explica el informe, teme los efectos de las descargas ilegales y el alto precio de los derechos de autor, a lo que se suma un cierto desconocimiento de las demandas de contenidos de los lectores y la fiscalidad desigual respecto de los proveedores extranjeros.

Edición digital, márquetin editorial, visibilidad en redes sociales, comercio electrónico o plataformas de distribución virtual son algunos de los retos que afrontan las pequeñas y medianas empresas y ante los que este estudio apunta a una serie de servicios transversales que permitieran formar profesionalmente a empleados editoriales o externalizar algunas tareas.

Así, según ha puesto de manifiesto la investigadora del CSIC, los recursos personales, tecnológicos y materiales que precisa el nuevo entorno digital podrían ser ofertados por empresas de servicios que ofrezcan asesoramiento y soporte compartido para pequeños y medianos negocios.

Los encuestados están convencidos de que la profesionalización y la competitividad resultan fundamentales para fortalecer y potenciar el mercado iberoamericano de la edición y de que el potencial de la edición en español es un activo insuficientemente desarrollado, ha señalado la también investigadora del CSIC Pura Fernández.

En lo que no están de acuerdo es sobre si la revisión del precio fijo de los libros dinamizaría el mercado de la edición: un 56 % considera que sí, frente al 46 % que lo niega. Y entre estos últimos, la preocupación mayoritaria se divide entre dos posibles efectos: la desaparición de las librerías frente a las grandes superficies y el freno a la diversidad cultural ante la falta de competitividad de las editoriales pequeñas y minoritarias.

La sobreproducción de títulos en el mercado nacional (más de 60.000 en 2012) es otro de los aspectos destacados por el estudio, que pone también de manifiesto una clara preocupación por la falta de adecuación de la oferta del mercado del libro en España a los cambiantes hábitos de los lectores, "poco analizados y conocidos".

El Laboratorio del Libro nació el pasado mes de octubre de la mano de un grupo de profesionales, una iniciativa pionera en España que quiere ser un espacio de investigación y debate en busca de respuestas "innovadoras" para afrontar el cambio digital y la crisis estructural y económica.