Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Werker Sweatshop’, la vida penosa de los artistas

El creador plástico Marc Roig Blesa y el diseñador gráfico Rogier Delfos han creado una publicación contextual sobre fotografía y trabajo

Una imagen de la revista 'Werker Sweatshop'. Ampliar foto
Una imagen de la revista 'Werker Sweatshop'.

Los periódicos murales que se editaban en la Rusia de los años veinte empapelaban de noticias las paredes de los centros de trabajo, de los hospitales, escuelas o asociaciones obreras. Su objetivo era informar y movilizar. En esa misma década, un grupo de fotógrafos aficionados asientan los principios de lo que después se conocería como fotografía obrera y que tanta importancia tuvo a lo largo del siglo pasado en toda Europa y en Estados Unidos. Mucho tiempo después el artista plástico Marc Roig Blesa (Madrid, 1981) y el diseñador gráfico Rogier Delfos (Amsterdam, 1981) han creado Werker (o Werker Magazine) una publicación contextual sobre fotografía y trabajo centrada en el ámbito artístico.

A Roig y a Delfos no les interesa la retórica de sus predecesores. Ahora el lenguaje no puede ser el mismo. Pero sí les importan las metodologías de trabajo que se basaban en la auto-representación, la auto-edición, la crítica de la imagen y los procesos pedagógicos colectivos. Es un concepto que hasta el 13 de julio exponen en García Galería (Doctor Fourquet,8) en una exposición llena de interrogantes desplegados en las paredes. Diáspora, Donation y Free Labour son los títulos de los tres pósters en los que se habla de la precariedad del trabajo y de la vida de los jóvenes artistas. Las imágenes estás ausentes.

Cada edición de la revista Werker es una reflexión sobre el tipo de representaciones laborales que se producen en la actualidad, sobre los fines y el público a los que está destinado cada trabajo y los diferentes contextos en los que se produce. Cada publicación tiene una versión diferente dependiendo del destinatario: una academia, un museo, un barrio o Internet.

Para su estreno en una galería, Roig y Delfos han alargado el título. Aquí la cabecera de la revista y título de la exposición es Werker Sweatshop, palabra, esta última que sirve para denominar en inglés a los centros de trabajo en el que los obreros trabajas en condiciones inhumanas, son víctimas de abusos físicos, mentales y/o sexuales , sus condiciones de trabajo son peligrosas para la salud y los horarios son extraordinariamente largos.

En esta ocasión, el tema son los artistas y su situación. La aproximación vale la pena.