Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuál es su microrrelato favorito?

Cinco expertos en el género literario de la concisión revelan sus preferencias

Ana María Shua, Clara Obligado, Andrés Neuman, Fernando Iwasaki y Juan Casamayor

Cómic basado en el microrrelato 'Continuidad de los parques'.
Cómic basado en el microrrelato 'Continuidad de los parques'.

Los escritores Andrés Neuman, Fernando Iwasaki y Ana María Shua, el editor de Páginas de Espuma Juan Casamayor, y la también escritora y experta en el género del microrrelato Clara Obligado alientan a los lectores de EL PAÍS a que compartan sus textos preferidos con sus elegidos.

Ana María Shua, escritora

Mi elección es La partida de Franz Kafka. Los microrrelatos no son como los campeones de tenis,una categoría en la que el mejor le gana a todos los demás. Por eso tengo cientos de micros favoritos. Kafka fue un gigante del microrrelato, y su texto me sirve para demostrar qué poca relación hay entre este género y un twitter… Y cómo se puede jugar con la ambigüedad, la multiplicidad de sentidos y la angustia en menos de diez líneas.

"Ordené que trajeran mi caballo del establo. El sirviente no entendió mis órdenes. Así que fui al establo yo mismo, le puse silla a mi caballo, y lo monté. A la distancia escuché el sonido de una trompeta, y le pregunté al sirviente qué significaba. El no sabía nada, y escuchó nada. En el portal me detuvo y preguntó: “¿Adónde va el patrón?” “No lo sé”, le dije, “simplemente fuera de aquí, simplemente fuera de aquí. Fuera de aquí, nada más, es la única manera en que puedo alcanzar mi meta”. “¿Así que usted conoce su meta?”, Preguntó. “Sí”, repliqué, “te lo acabo de decir. Fuera de aquí, esa es mi meta”.

Andrés Neuman, escritor

Metamorfosis, del mexicano Juan José Arreola. Quizá no tenga un argumento irresistible (como Perplejidad de Raúl Brasca o Guillermo Tell de Ana María Shua), ni tampoco el final más asombroso (como En el insomnio de Virgilio Piñera o La contemporaneidad y la posteridad de Marco Denevi). Pero tiene otro poder que a veces, absorbidos por la cirugía de la estructura o el cálculo de la sorpresa, olvidamos de puro obvio: su prosa extraordinaria. Su lenguaje lujoso en un centímetro cuadrado.

Fernando Iwasaki, escritor

Como el género recién se ha puesto en valor en el siglo XXI, a veces olvidamos que desde mediados del siglo XX hubo autores como Julio Torri, Augusto Monterroso, Juan José Arreola y Marco Denevi, que escribieron minificciones fastuosas. Continuidad de los parques de Julio Cortázar forma parte de ese universo y es un microrrelato perfecto, porque narra una historia, tiene una trama seductora y un final extraordinario.

Clara Obligado, escritora

Elegiría el que quizá más me ha conmovido a lo largo del tiempo, que es un micro de Borges, que se llama Le régret D´Héraclite, y que dice: "Yo, que tantos hombres he sido, no he sido nunca aquél en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach". De este texto me fascina la idea de que, seamos lo que seamos, (¡es Borges quien habla!) y logremos lo que logremos, sin el amor de aquella o a aquél que deseamos en el fondo no somos nada. Es, además, uno de los primeros micros que leí y siempre lo recuerdo, vuelve a mi cabeza en muchos momentos de la vida.

Del microrrelato actual me gustaría recomendar un libro completo, La aldea de F, escrito por Las Microlocas, una perspectiva muy actual del género. Me gusta porque es contestatario, original, y problematiza el lugar del autor.

Juan Casamayor, editor

Selecciono dos microrrelatos porque ambos reúnen un gran número de rasgos principales del género: la elipsis narrativa, la intertextualidad, la unión natural entre lo breve y lo fantástico, el humor. Dos orillas en todos los sentidos. De Juan José Arreola, Cuento de horror: "La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de sus apariciones". Fantasma de Patricia Esteban Erlés: "El hombre que amé se ha convertido en fantasma. Me gusta ponerle mucho suavizante, plancharlo al vapor y usarlo como sábana bajera las noches que tengo una cita prometedora."