Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

En el jardín de Josep Font

El diseñador de Delpozo muestra su nuevo ‘prêt-à-couture’ en Nueva York

Un momento del desfile en Nueva York de Delpozo.
Un momento del desfile en Nueva York de Delpozo.

Si todo desfile es un cuento, el celebrado ayer en Nueva York por la marca Delpozo, que dirige Josep Font, recreó un mágico e insólito jardín en la planta 14 de un emblemático edificio de Chelsea con luz natural entrando a raudales y una espectacular vista del río Hudson como fondo. Las sillas tapizadas en fucsia y la proximidad del público con las modelos reproducía la idea de un salón como los de antes, en los que la costura se mostraba de cerca en todo su esplendor. “Queremos hacer algo más íntimo, más próximo a la mujer y no un macrodesfile”, explicaba un relajado Font, la víspera del desfile en un hotel donde atendía a la prensa. “La presentación en Nueva York forma parte de la estrategia comercial que contemplamos desde el principio. El trabajo es el mismo, solo cambia el espacio”.

Un modelo de Delpozo para el próximo otoño invierno.
Un modelo de Delpozo para el próximo otoño invierno.

Ayer se cumplió un año exacto desde que el diseñador catalán aceptó la propuesta de tomar las riendas la firma que fundó Jesús del Pozo, y no faltaron flores para celebrar el aniversario, desde las vistosas rosas estampadas en la moqueta por donde desfilaron las modelos, hasta las prendas exquisitamente armadas, cuyos volúmenes recreaban los pétalos de amapolas y pliegues florales en lanas y gasas. La arquitectura orgánica, la inspiración en las delicadas formas florales, cobró peso y altura en faldas cortas de cintura alta, pantalones con vuelo y tiro alto, escotes de espalda rematados con un simple nudo de picos largos, y hombros redondeados. Puso a pasear a unas hadas entre las rosas con un guiño a los años 50. Mínimos detalles de pedrería aportaban un toque de fantasía. La gama de colores enfatizaba el nude, sin que faltaran un estridente amarillo o rojo anaranjado. “Es un nuevo colorido que queremos que se traduzca en colección apetecible fresca”, explicaba el diseñador. Font emplea el término prêt-à-couture para definir la senda emprendida por Delpozo, una firma que fabrica todo en España haciendo uso del trabajo de artesanos.

Su primer desfile lo celebró en Madrid en otoño y lo cierto es que con aquella colección de Delpozo logró entrar en el circuito de grandes boutiques de lujo en Internet. Lauren Santodomingo, cofundadora de la web Moda Operandi, acudió ayer a la cita en Nueva York, luciendo un modelo de la firma. “En España hay menos cultura de comprar moda de lujo en Internet, pero estos son canales muy importantes y creíbles. Hemos visto que las piezas más elaboradas son las que más demanda tienen”, aseguraba Font, cuya nueva colección estará a la venta a partir del martes en esa web. El 7 de marzo también abrirá una tienda, no virtual sino real, en Madrid y esta semana pasará por París para comprar los tejidos para sus próximos diseños. Mezcla entre lo virtual y lo real, tan legítima como la que buscaba encontrar entre lo rígido y el movimiento con esta su segunda colección.