Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis empuja a Arco a mirar al exterior

De las 201 galerías de la feria, que abre la semana que viene, el 60% son extranjeras

“No hemos podido hacer nada con el IVA cultural”, se excusa Urroz

'Sin título. Osborne to lose', obra de Bruno Peinado en la galería ADN, en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Arco 2012.
'Sin título. Osborne to lose', obra de Bruno Peinado en la galería ADN, en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, Arco 2012.

Nada se ha podido hacer para suprimir el 21% de IVA sobre las ventas que se produzcan en la 32ª Feria de Arco, que se abre al público el jueves. Vendrán 201 galerías, 60% extranjeras y el tipo impositivo español será el más alto. “No se ha podido hacer nada. Tendremos que compensar con piezas de muy alta calidad difíciles de ver en otras ferias”, ha dicho hoy Carlos Urroz en la presentación oficial de una edición que, si por algo pasará a la historia, es porque ninguna otra ha estado precedida de un clima tan negativo.

Luis Eduardo Cortés, responsable máximo de Ifema, ha añadido que no ha estado en la mano de Urroz la disminución del IVA. “Afecta a otros muchos sectores de este país y no ha sido viable que hicieran una excepción”.

Dedicada en esta ocasión a Turquía (10 galerías, todas ellas de Estambul), Urroz reconoce que esta va a ser la edición en la que la feria comience su transformación. “Es una feria y, por tanto, el negocio es lo importante. En un momento en el que las instituciones públicas han reducido o eliminado su presupuesto para adquisiciones (excepción hecha del Reina Sofía, la Comunidad de Madrid, Mapfre o la propia Ifema) nos hemos centrado en los grandes coleccionistas internacionales”.

Esos potenciales compradores, 250 coleccionistas de todo el mundo, han sido elegidos a propuesta de los galeristas. Son particulares o directores de museos extranjeros que suelen ampliar sus colecciones en Arco. La experiencia de los últimos años invita a pensar que serán ellos los principales inversores en la feria.

Sobre el escepticismo generalizado entre galeristas y artistas españoles, cuya cabeza visible podría ser Miquel Barceló, quien predijo que esta edición va a ser la de la debacle, Urroz está en desacuerdo. “No lo creo. Arco sigue siendo tan importante que incluso él [Barceló] ha hecho que su exposición en Elvira González coincidiera con las fechas de la feria”.

La incertidumbre que ha acompañado a las siete galerías catalanas que finalmente participarán en Arco, Urroz niega que se hayan pactado condiciones especiales para ellos. “Se han dado facilidades de pago a todos, sin abaratar el metro cuadrado. Ha sido el mismo trato para ellos y para las restantes galerías.