Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las sorpresas del año

'El mundo es nuestro', de Alfonso Sánchez, y 'Holy motors' de Leos Carax las tapadas de 2012

Fotograma de 'Holy Motors',
Fotograma de 'Holy Motors',

En otro sitio ya han contado lo importante que ha sido para el cine español El mundo es nuestro, y el control cinematográfico, más allá de la escritura, de Alfonso Sánchez, que demuestra un talento inimaginable en su película. Porque El mundo es nuestro procede de una serie web y aunque se veían los buenos mimbres, era complejo que al final del camino apareciera el gran cesto. Hemos creado esta categoría de La sorpresa del año para presentar algunas de esas películas de las que nadie esperaba nada y que han acabado conectando con su público. Pedimos a los expertos que se olvidaran de títulos que habían hecho ruido en festivales, que vinieran precedidos de potentes campañas de prensa, y ellos han buceado por otros lados, aunque muchos han acabado en las mismas dos orillas: la de El mundo es nuestro y en la de Holy motors, de Leos Carax, que incumplía en parte el axioma principal, porque concursó en el último Cannes.

Resultado votación SORPRESAS CINEMATOGRÁFICAS

  • Las sesiones 3.253%
  • Red state 3.160%
  • Holy motors 15.15%
  • Esto no es una película 2.695%
  • ¡Piratas! 4.089%
  • El irlandés 8.829%
  • César debe morir 12.36%
  • Diamond flash 4.926%
  • El mundo es nuestro 45.54%

Pero a Sánchez y a Carax les une una absoluta libertad creativa (en ambos trabajos no parece que nadie les haya puesto freno) y a la vez una gran respeto por cineastas precedentes, que reflejan en sus largometrajes. Sánchez decía en su promoción: “Me encanta esa etiqueta de neorrealismo sevillano, porque eso significa que hablan de la película”, para rematar con un: “Es como si metieras en una batidora Tarde de perros, El odio, Atraco a las 3, La estanquera de Vallecas y La escopeta nacional y le dieras al turbo. Como si Berlanga, Azcona, Lumet y Tarantino se fueran de botellón al chalé de Kusturica”. Porque en muy pocas películas este año el público se habrá sentado esperando una cosa y ha recibido su inversión crecida exponencialmente como en El mundo es nuestro, la película de Alfonso Sánchez es justa ganadora de este apartado. Y eso que no hemos hablado de su trama: la crisis, la corrupción, el clamor social…

Más información