Los muebles toman formas caligráficas

Las dos dimensiones de una línea trazan nuevas piezas y sutiles interiores

Muebles de oficina diseñados por Carlos Tíscar.
Muebles de oficina diseñados por Carlos Tíscar.

La expresión, construcción y fabricación de algunos muebles y espacios recientes parece pender de un hilo. Una línea gráfica de dos dimensiones dibuja nuevos productos y locales como si la tónica reduccionista impuesta por el ahorro hubiera alcanzado a los materiales. El resultado es una estética austera y sucinta, una imagen lineal y caligráfica que se repite en numerosos diseños. Sucede, por ejemplo, en las mesas de vidrio Round que Víctor Carrasco ha ideado para la empresa Glas Italia. Esas piezas solo dejan ver un anillo coloreado, un vinilo técnico encolado que destaca la junta entre un sobre, de cristal extrafino e imperfecto, y un cilindro —de un vidrio más resistente— que actúa como soporte central. El hilo del anillo resume una forma bidimensional que, por lo demás, escapa a la mirada.

Como su nombre indica, la firma lombarda que produce esas mesas trabaja con cristales y es defensora habitual de la transparencia. Así, en las nuevas mesas de Carrasco podría no verse nada, pero el ingeniero valenciano ha querido subrayar la unión entre las partes para llamar la atención sobre una soldadura especial, “perfecta, de nueva generación”, explica. De ese modo, el dibujo coloreado de un círculo verde, rojo o amarillo se ha convertido en la parte más visible de las mesillas de apoyo. Es en un recurso gráfico donde apoyan las mesas la fuerza de su imagen.

Carrasco no está solo en esa búsqueda de la expresividad y la sutileza a partir de las posibilidades de las dos dimensiones. El subrayado esquemático, caligráfico, es trasladable a la escala de un interior. Ha sucedido en la reforma de una farmacia en la calle de Segovia del centro de Madrid. El local ha sido remodelado por el estudio Stone Designs para actualizar el comercio sin tener que renunciar a su memoria. De manera que parte de la vieja botica permanece hoy junto a las nuevas estanterías de finísimos montantes metálicos. Y aunque esa convivencia pueda hacer pensar en una solución tibia, el lifting ha sido osado, atrevido y cuidadoso a la vez. Las baldosas del antiguo suelo hidráulico cohabitan ahora con una estructura de escuetas líneas metálicas que soporta un mostrador de mármol. Y el cuidado en preservar esa convivencia invita también a pensar en un trato más atento y menos aséptico que el que ofrece la estética de laboratorio que impera entre la mayoría de las farmacias. Curiosamente, esa atención caligráfica también parece humanizar la botica y recuperar la figura del farmacéutico como un profesional con voz propia. Todo ese trabajo de percepción, psicología e interiorismo se puede hacer desde una línea escueta. “La idea era intervenir sin destrozar, hacer hablar a la tradición desde la vanguardia”, explican los diseñadores Eva Prego y Cutu Mazuelos, los socios que fundaron el estudio en 1995. Está claro que para que nada rompiera ese diálogo era necesario intervenir con hilos tenues. El resultado en la farmacia de los Austrias es un ejercicio sorprendente, más cercano a la costura que a la construcción, plasmado en las delgadas líneas de los estantes que contagian a todo el local de un aire liviano y sutil.

Mesillas de cristal creadas por Víctor Carrasco para la empresa Glas Italia.
Mesillas de cristal creadas por Víctor Carrasco para la empresa Glas Italia.

No lejos de esa idea, y para coser productos precisamente, ideó Carlos Tíscar el tubo que —de nuevo como un hilo conductor— conecta los muebles de oficina de la serie Linked. El diseñador perseguía ampliar la manera de emplear biombos tapizados en los despachos. Quería liberar los separadores de la tiranía de la retícula cartesiana y desnudarlos del aspecto repetitivo y monótono que suelen tener. Por eso el proyectista valenciano comenzó redondeando las formas y coloreando los materiales.

Sin embargo, fue la línea —de nuevo un recurso gráfico— la que decidió la innovación. Tíscar pensó que era fundamental poder unir elementos: sumar biombos y mobiliario para construir, con esa suma, nuevos biombos separadores. Y así fue: la caligrafía metálica del tubo que sujeta mamparas, mesas, asientos y percheros lo permitió con un trazado redondeado, orgánico, con un aire más natural que jerárquico y un nuevo componente expresivo: la unión de las partes. De este modo, unidos por la línea metálica de su estructura tubular, los nuevos elementos de oficina producidos por la firma suiza Girsberger están encadenados, Linked, como anuncia el nombre de la serie.

La sutil trayectoria de montantes metálicos, vinilos plásticos o estructuras tubulares hilvana intervenciones limpias, austeras y caligráficas. Recortando y simplificando, las dos dimensiones han adquirido volumen y confieren una refrescante ligereza a muchos de los nuevos muebles y espacios.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS