Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CÁMARA OCULTA

Aquellos chicos de la foto

En noviembre de 1972, Cukor invitó a cenar a Luis Buñuel para darle la bienvenida a Hollywood

Se juntaron Billy Wilder, Alfred Hitchcock, John Ford, William Wyler, George Stevens, Rouben Mamoulian, Robert Wise y el más joven de todos, Robert Mulligan

De pie, desde la izquierda, Robert Mulligan, William Wyler, Georges Cukor, Robert Wise, Jean-Claude Carrière y Serge Silberman. Sentados, desde la izquierda, Billy Wilder, Georges Stevens, Luis Buñuel, Alfred Hitchcock y Rouben Mamoulian
De pie, desde la izquierda, Robert Mulligan, William Wyler, Georges Cukor, Robert Wise, Jean-Claude Carrière y Serge Silberman. Sentados, desde la izquierda, Billy Wilder, Georges Stevens, Luis Buñuel, Alfred Hitchcock y Rouben Mamoulian

En noviembre de 1972, el director George Cukor invitó a cenar a Luis Buñuel para darle la bienvenida en su regreso a Hollywood tras 28 años de ausencia. Le advirtió que invitaría también a otros amigos. Y alrededor de una buena mesa reunió a parte de los más granado del cine americano del momento: Billy Wilder, Alfred Hitchcock, John Ford, William Wyler, George Stevens, Rouben Mamoulian, Robert Wise y el más joven de todos, Robert Mulligan. El encuentro quedó plasmado en una foto ya histórica que con motivo de su 40 aniversario circula ahora por la Red, incluso es motivo de un documental. En el festival de San Sebastián de 1986 se organizó un ciclo de películas alrededor de aquella cena. Los programadores solo descubrieron que todos ellos, al menos en una ocasión, habían contado historias de amores imposibles: Vértigo, Él, Pasión de los fuertes, El crepúsculo de los dioses…

Emociona contemplar ahora esa foto con tantos talentos, hacedores de tan buenas películas. Y también apena que todos ellos hayan muerto, aunque en realidad no todos, ya que al encuentro también acudió el guionista francés Jean-Claude Carrière, colaborador de Buñuel, con quien escribía entonces El discreto encanto de la burguesía, que ganó al año siguiente el Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Con el paso del tiempo estas películas han ido ganando en prestigio y hoy en día casi todas son indiscutibles. Sin embargo, en el momento en que fueron estrenadas suscitaron a su vez comentarios negativos. En la cena, John Ford, que tuvo que marcharse antes de que se tomara la foto, confesó a Buñuel que admiraba su cine, especialmente, le dijo, porque lo hacía en libertad total y con muy poco dinero, mientras que él, con todos los medios de Hollywood, se sentía coartado por productores, ejecutivos de los estudios, el resultado en taquilla… y lo que opinaran los críticos. Cabe suponer que también estará ocurriendo ahora otro tanto de lo mismo. El presente no es momento para valorarlo. Si en su día se fue injusto con ellos, ¿qué no estará pasando con la valía otros autores de hoy en día?