Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rothko, estrella de la subasta otoñal

'No.1 (Royal red and blue)' se convirtió hoy en la estrella de una subasta de arte contemporáneo y de posguerra

La obra alcanzó los 52,6 millones de euros en la casa Sothey's de Nueva York

'Royal red and blue', de Rothko. Ampliar foto
'Royal red and blue', de Rothko.

Una obra de Mark Rothko titulada No.1 (Royal red and blue) se convirtió hoy en la estrella de una subasta de arte contemporáneo y de posguerra celebrada en Nueva York, en la que alcanzó un precio de 67 millones de dólares (52,6 millones de euros).

Esta pintura de gran escala (2,99 por 1,72 metros), pintada por Rothko (1903-1970) en un periodo considerado el cenit de su carrera, fue la obra más cotizada de una subasta organizada por la casa Sotheby's en la que también se pusieron a la venta piezas de Francis Bacon, Jackson Pollock o Andy Warhol, y en la que se recaudaron casi 375 millones de dólares (295 millones de euros).

No.1 (Royal red and blue) formó parte de una serie de ocho trabajos que fueron seleccionados por el propio maestro estadounidense para integrar una exhibición individual celebrada en 1954 en el Instituto de Arte de Chicago, la cual supuso un hito en la trayectoria de este exponente del expresionismo abstracto.

Esta obra, que, con la suma de las tasas y comisiones correspondientes alcanzó un precio de 75 millones de dólares (59 millones de euros), había permanecido en la misma colección durante los últimos treinta años.

Por tanto, su salida a la venta constituye "un gran acontecimiento", según explicó el experto de Sotheby's Augusto Uribe, ya que las pinturas de Rothko no suelen prodigarse en el mercado del arte.

Además, se vendieron otras importantes obras adscritas al movimiento del expresionismo abstracto, como Number 4, 1951, un lienzo en el que Pollock (1912-1956) reprodujo su característica técnica del goteo y que alcanzó los 36 millones de dólares (28 millones de euros).

Por otra parte, una importante versión de las emblemáticas pinturas de pontífices de Bacon, Untitled (Pope), que data de 1954, se vendió por 26,5 millones de dólares (21 millones de euros), después de haber permanecido en la misma colección privada desde 1975.

En ella, como en todas estas pinturas insignia del arte de Bacon (1909-1992), la figura de un Papa emerge de las sombras de la Segunda Guerra Mundial, mientras la Humanidad trata de dotar de sentido a las atrocidades cometidas durante esos años. Asimismo, Study for head of Isabel Rawsthorne, un retrato de una de las más cercanas amigas de Bacon, se vendió por 8,2 millones de dólares (6,4 millones de euros).

Otra de las obras que alcanzó un alto precio fue Abstraction, de Willem de Kooning (1904-1997), ejecutada en torno a 1949, y que se vendió por 17,5 millones de dólares (13,6 millones de euros).

Por 1948-H, una obra que define el momento crítico de la carrera de Clyfford Still (1904-1980), cuando el estadounidense resolvió expresivamente su lenguaje abstracto, se pagaron 8,7 millones de dólares (6,8 millones de euros).

Uno de los artistas con mayor presencia en la subasta fue Gerhard Richter (1932), cuyo Abstraktes Bild (712) alcanzó los 15,5 millones de dólares (12 millones de euros). Esta obra fue pintada en 1990, en un punto crucial de la trayectoria del alemán y ejemplifica su maestría en el arte de la abstracción.

En el grupo de obras creadas por Warhol (1928-1987), destacaron Green disaster y Suicide, cuadros pertenecientes a su provocativa serie Muerte y desastre, y que se vendieron por 13,5 y 14,5 millones de dólares respectivamente (10, 5 y 11,3 millones de euros). En esta serie, realizada en la década de los 60, el artista pop explora los temas de los medios de comunicación de masas, el estrellato y la muerte.

La obra de juventud de Jean-Michel Basquiat (1960-1988) Onion Gum, realizada por el estadounidense cuando contaba 23 años, se vendió por 6,5 millones de dólares (5 millones de euros).