La Academia premia a la cara B del cine

Los grandes desconocidos de la industria cinematográfica reciben un homenaje a su trayectoria

La Academia de Cine premia, por tercer año, la labor de técnicos desconocidos por el público y cuya labor no está recogida en ninguna categoría de los premios Goya. Aunque carece de dotación económica, los conocidos como Premios de los Profesionales, son para Enrique González Macho, presidente de la Academia, “lo más emotivo” que organiza la institución. “Desde el punto de vista sentimental, es para mí un premio indiscutiblemente importante”, apunta el director.

El responsable del laboratorio Image Film, Ramón Martos; el director de orquesta Claudio Ianni; el atrezzista Paco Calonge; el maquinista Carlos Miguel y el constructor de decorados Ramón Moya son los “ilustres técnicos” destacados este año, que recibirán su galardón a finales de noviembre en la sede de la Academia. Cinco nombres que responden a la cara B del mundo del espectáculo, trabajadores con largas carreras al servicio del celuloide que nunca optarán a un Premio Goya ni figurarán en el palmarés de los grandes festivales, pero cuya labor en la sombra es primordial en la historia del cine patrio. Son personas bien conocidas por los profesionales del sector, pero anónimas para el grueso de los espectadores.

“Elegimos a quienes indudablemente se lo merecen por su recorrido y trabajo a lo largo de los años, y aunque este galardón lleva solo tres ediciones, seguro se seguirá reconociendo la labor de muchos otros en los próximos años”, explica González Macho.

El sistema de elección de los cinco galardonados consiste en una votación realizada entre los miembros de la Junta Directiva de la Academia, compuesta por 31 miembros: 28 personas (dos expertos en cada una de las 14 especilaidades, léase maquillaje, sonido, electricidad, atrezo o posproducción); y la presidencia, compuesta por tres personas. Cada uno propone el nombre del profesional que, a su juicio, merece el reconocimiento a toda una vida dedicada a la industria del cine, de los cuales solo los cinco más votados se llevan el premio.

En su primera edición, este tributo recayó en el ayudante de cámara Miguel Ángel Muñoz, la maquilladora Carmen Martín, el ayudante de dirección José Ramos Paíno, el eléctrico Fulgencio Rodríguez y la técnica de posproducción Marichu Corugedo. El año pasado, los homenajeados fueron la montadora Tere Montoya; la script Yuyi Beringola, el jefe de eléctricos Rafa Martos, la sastra Marina Rodríguez y el ayudante de cámara Ramiro Sabell.

Una gran responsabilidad para el jurado ya que, en palabras de González Macho, “estos premios no son de los que se dan alegremente, sino que todos los miembros de la Junta estamos familiarizados con los nombres que se proponen. Es gente cuyo trabajo es esencial en la industria, y que por jerarquía nunca podrían acceder al Goya”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción