Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras de arte para todos los bolsillos

Pedro Gallego de Lerma abandonó la arquitectura para comercializar, a través de tiendas de museos y centros de arte contemporáneo, objetos diseñados por artistas

Anillos 'InOrgánico', de Marina Núñez. Cada unidad cuesta 12 euros. Ampliar foto
Anillos 'In/Orgánico', de Marina Núñez. Cada unidad cuesta 12 euros.

Pedro Gallego de Lerma nació en Madrid en 1964, aunque confiesa vivir y pensar como si tuviera muchos años menos. Es arquitecto reconvertido al mundo del arte, donde encuentra menos imposiciones, menos reglas y más libertad para controlar el resultado final. Hace un año creó La Gran, una editora de objetos diseñados por artistas y arquitectos, con el objetivo de hacer accesible el trabajo de artistas cuya obra plástica, en muchos casos, solo pueden tener los grandes coleccionistas. "Todos estamos hartos de ir a Arco y no poder aspirar a comprar ni una obra de un artista amigo", explica.

La Gran se dedica a producir y comercializar objetos a través de las tiendas de los museos de arte contemporáneo y otros espacios de diseño. Mateo Maté, Marina Núñez (artista coautora de la idea del negocio), Enrique Marty, Bene Belgrado o Rosalía Banet son algunos de los nombres que han prestado sus diseños a este emprendedor. "Son artistas con los que he ido trabajando en los últimos años, y con ellos he establecido intensos vínculos profesionales y, en muchos casos, también personales", apunta Gallego de Lerma.

Pedro Gallego de Lerma. ampliar foto
Pedro Gallego de Lerma.

Los objetos que comercializa Le Gran son a menudo útiles, siempre de diseño y por supuesto asequibles. Con esta iniciativa se pretende que gracias a la comercialización "más o menos masiva" se difunda al gran público la obra de artistas emergentes (y también consagrados), ya que en todas las piezas se reconoce el sello de sus autores, por el estilo o por las ideas. Además, cada uno de los objetos lleva un pequeño folleto en el que se describen e ilustran otros trabajos del artista que firma la obra.

P. ¿Cuál es el sistema de negocio que consigue poner en marcha la comercialización de obras de artistas?

R. Elijo a los artistas en función de su interés como creadores, y de mis afinidades personales y profesionales. Quiero trabajar con gente reconocida, pero sobre todo accesible, con los que sea cómodo, divertido y enriquecedor hacerlo. Producimos en España, la financiación corre de cuenta de Le Gran, que paga a los creadores un porcentaje (royalties) de ventas, con una cantidad fija, independientemente de estas.

P. ¿Cuál es la mayor dificultad que ha encontrado en abrirse camino en el negocio?

R. La tarea más difícil es la comercialización: la crisis, la caída del consumo, y la reducción de calidad que muchas tiendas de museo están aplicando, al dar protagonismo al márketing más  banal, está complicando un poco el arranque. Pero soy optimista, creo que hay mucha vida en este campo, y estoy activando el lanzamiento internacional de La Gran. Además estoy convencido de que en tiempos difíciles una de las formas efectivas de que los artistas españoles entren a los museos internacionales es hacerlo a través de sus tiendas.

El otro aspecto que creo que bloquea a los emprendedores emergentes en este ámbito es la atonía cultural. La cultura sigue siendo algo elitista. Comparado con otras actividades y con otros países, nos interesa a unos pocos, no nos engañemos. Tampoco las empresas ni las administraciones, en general, ven que la cultura sea algo en lo que creer. Pero la dificultad es algo que te hace crecer, me preocupa pero no me paraliza.

P. ¿Qué crees que aporta tu propuesta como valor?

R. Sobre todo, acercar el trabajo de muchos artistas a la gente, no solo a las élites culturales. Que sepan que también pueden poseer y comprender algo creado por un artista.

P. ¿Con qué herramientas cuentan los talentos emergentes para darse a conocer?

R. Si tú crees de manera rotunda pero reflexiva en tu proyecto y te esfuerzas para que salga adelante, encuentras gente que tarde o temprano creerá en ti. ¡¡Creo en el esfuerzo contagioso!!

Más información