NUEVOS TALENTOS

El arte de descontextualizar objetos

Ruth Zaragoza descubrió que el arte no termina en la pintura, y aprendió a aprovechar utilizar estropajos, cremalleras o filtros de café para crear su obra

La artista Ruth Zaragoza durante el proceso de creación de 'Mare mediterráneo'.
La artista Ruth Zaragoza durante el proceso de creación de 'Mare mediterráneo'.

Ruth Zaragoza hace arte a partir de objetos tan cotidianos como geles de baño, estropajos, cremalleras o filtros de café. Esta catalana (porque ha vivido en Barcelona "toda la vida") nacida “casualmente” en Wisconsin (EE. UU.), en 1975, logró encontrarse a sí misma como artista gracias a sus viajes y cambios de residencia. Se licenció en Bellas artes en Barcelona, estuvo de Erasmus en Londres un año, donde se dedicaba fundamentalmente a estudiar y a pintar. Trabajó en la Bienal de Sao Paulo, y descubrió otras formas de arte que iban más allá de la pintura e involucraban a los objetos. Después consiguió una beca del Instituto Superior de Arte para marcharse a Cuba, donde haría un trabajo de investigación, y allí se relacionó con artistas cubanos. Descubrió el mundo visto desde el comunismo. Pasó a formar parte de un colectivo de artistas llamado Galería DUPP, que le permitió encontrar otra forma de ver el arte que no había conocido en Europa:  “Me di cuenta de que podía pintar no solo con pintura y un lienzo, sino también con objetos”.

No le gusta que su obra se encasille en una corriente artística definida. Se define como una artista ecléctica, preocupada por transformar los objetos que tienen una utilidad predeterminada en valores artísticos, a través de la técnica y la estética. Ahora compagina su trabajo de artista con la docencia dando clase de Técnicas pictóricas en la facultad de Bellas artes de la Universidad de Barcelona.

P. ¿Qué crees que aporta tu propuesta como valor?

R. Pienso que mi obra tiene un valor ético, moral... incluso político.  En todos mis trabajos cuestiono los valores del arte, llevando lo privado, el acto cotidiano a la esfera pública. Descontextualizo un objeto de uso cotidiano (estropajos, cremalleras, pancakes, filtros de café o fósforos) y lo recontextualizo con un nuevo sentido para ensalzarlo como obra de arte, un post ready made de la era de la globalización.

P. ¿Qué posibilidad real ves de poder acceder al circuito estable de la cultura?

R. Todo llegará. Por ahora no tengo prisa, lo que importa de las obras no es tanto dónde se exponen como su calidad. El arte que hago es ecléctico: las obras están entre el diseño, moda, arquitectura, pintura, escultura, fotografía y la instalación.

P. ¿Cuáles son, a tu juicio, las mayores dificultades para los talentos emergentes?

R. La política cultural española no ayuda en absoluto al desarrollo de nuevos artistas plásticos. Seguimos en la época de Picasso, Miró, Tápies, Barceló y no se fomenta lo nuevo por falta de seguridad y apoyo. Los museos españoles apuestan antes por artistas extranjeros.

P. ¿Qué beneficios esperas de salir en una plataforma como esta?

R. Visibilidad, dar ha conocer mis obras.

P. ¿Con qué herramientas cuentan los talentos emergentes para darse a conocer?

R. Hoy en día las redes sociales ayudan mucho, pero yo vivo de espaldas a ellas. Llevo dos años haciendo mi pagina web y aún no la he terminado.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50