Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos proyectos españoles de rehabilitación logran el mayor premio de Europa Nostra

Los Príncipes de Asturias acuden a Lisboa al reconocimiento a los altos hornos de Sagunto y la muralla de Pamplona

El alto horno alto número 2 de Sagunto.
El alto horno alto número 2 de Sagunto.

La asociación Europa Nostra, presidida por Plácido Domingo y que reúne a más de dos centenares de organizaciones relacionadas con la defensa y la conservación del patrimonio artístico e histórico europeo, ha premiado con el más alto galardón de esta institución a dos proyectos de preservación españoles: el del alto horno número 2 de Sagunto y la de las murallas de Pamplona. El primero ha sido uno de los seis proyectos ganadores de esta convocatoria y el segundo se ha llevado el premio especial del público. Todos ellos partían de una previa selección de 28 proyectos entre los que se contaban cinco españoles.

Los premios se han se entregaron ayer en una ceremonia en el monasterio de los Jerónimos a la que asistieron, además del tenor, que ejerció de director de orquesta al inicio del acto y otras personalidades, los príncipes de Asturias, en el acto final de su viaje oficial de tres días a Portugal.

El alto horno número 2 del puerto de Sagunto es el único sobreviviente de la inmensa factoría levantada en 1920 de Altos Hornos del Mediterráneo, cerrada en 1984 después de 60 años de actividad siderúrgica. Según Europa Nostra, la rehabilitación de esta estructura "devuelve a Sagunto el orgullo a una ciudad que creció a partir del hierro y del acero". La torre tiene 64 metros de alto y estuvo abandonada cerca de 13 años. Ahora no solo mantiene la presencia que tuvo en sus tiempos en los que funcionaba sino que, además, se puede visitar como una pieza de museo al aire libre.

Las murallas de Pamplona fueron edificadas en los siglos XVI y XVII. Entre 1915 y 1921 se derribó una parte de esta fortificación para dar aliento a la ciudad y permitir que creciera más allá de los muros. Desde hace una década, el Ayuntamiento se encarga de la rehabilitación de estos cinco kilómetros de fortificaciones, unas de las mejores conservadas de toda Europa.