Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Thyssen venderá un 'constable', una de las joyas de su colección

La subasta de 'La esclusa' será en Londres el 3 de julio con un precio de salida de 26 millones Carmen Cervera justifica la decisión en la necesidad de tener "dinero líquido"

'La esclusa', de John Constable, de 1824.
'La esclusa', de John Constable, de 1824.

“La crisis nos afecta a todos. También a los coleccionistas. Necesito cash”. La baronesa Thyssen pronunció estas apocalípticas palabras ayer en un selecto restaurante del centro de Madrid, mientras compartía mesa y mantel con un puñado de periodistas. Ayer: o sea, justo el mismo día en que los teletipos escupían cosas como que la bolsa había caído un 2, 34%, que el gobernador del Banco de España había anunciado su salida de la institución antes de lo previsto, o que las ventas en el comercio minorista había registrado en abril sus mayores pérdidas desde 2003. El mismo día en que la alargada sombra de la prima de riesgo y la aún más alargada cola del paro seguían colapsando los ánimos y las noticias. Repitamos. Baronesa Thyssen: “Necesito cash”.

La viuda del barón Thyssen pasó luego a resumir las causas por las que ha decidido vender en subasta La esclusa (1824), del paisajista británico John Constable, una de las grandes joyas de su colección. El cuadro, que ya se encuentra en Londres, se pondrá a la venta el próximo 3 de julio. El precio de salida será de 21 millones de libras (26 millones de euros), aunque la baronesa espera que la obra sea adjudicada en un precio muy superior. Pongamos por caso 50 millones de euros. Eso sí que sería cash. No en vano, La esclusa es uno de los pocos grandes paisajes de Constable en manos privadas.

Apenada por lo que supone desprenderse de un cuadro que fue adquirido por ella y por el barón un año después de su matrimonio, en 1990, por 10,8 millones de dólares, Carmen Cervera asegura que esto no es el comienzo de una venta en cadena de sus grandes posesiones artísticas: “No querría tocar ni los impresionistas ni los expresionistas, pero ahora no he tenido más remedio”. Una cosa queda clara: la dueña de una de las colecciones de arte más valiosas del planeta ve más fácil desprenderse de un constable que de alguna de las mansiones que tiene en Madrid, la Costa Brava, Málaga o Suiza.

Antes de que el cuadro tomara el avión, Cervera comunicó el lunes por la tarde sus planes al patronato del museo. El presidente del mismo, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, se dio por enterado pero tampoco mostró demasiada preocupación por la noticia, y en todo caso no anunció intención alguna de que el Estado ejerza su derecho de compra. “La única oposición”, precisa la baronesa, “viene de Norman Rosenthal y de Francesca Thyssen, quienes mostraron su desagrado vía sms”.

El director del museo, Guillermo Solana, precisó ayer que la operación es incuestionable. “Carmen puede vender hasta un 8% del valor depositado (la colección está valorada en 800 millones de dólares). El constable supondría un 2,4%”.

Fuentes del museo aseguran que la necesidad de liquidez por parte de la baronesa no tendría nada que ver con el final de la colaboración con Bankia, hasta ahora entidad coproductora de las grandes exposiciones. Un dato: los responsables del museo no han encontrado patrocinadores para la espectacular e inminente muestra dedicada a Edward Hopper, auténtica estrella de la temporada. “Pero el museo Thyssen no tiene déficit. Las cuentas cuadran perfectamente”, asegura Guillermo Solana. Tampoco la búsqueda de liquidez puede achacarse, dice la baronesa, a que su hijo Borja haya planteado nuevas reclamaciones. “No puede pedir más. Solo cuando me muera”.

Este no es, con todo, el primer cuadro de la colección vendido por la baronesa. Ayer reconoció que hace tiempo colocó a un coleccionista norteamericano uno de los cinco lienzos de Childe Hassam que posee: Escena callejera en París, Otoño, un óleo que perteneció al barón y que estuvo en Villa Favorita, en Lugano. Carmen Thyssen no precisó el precio de venta y zanjó el asunto calificando la operación de “menor”.

Más información