Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La orquesta Club Virginia afina de nuevo

Veinte años después, el director Manuel Iborra estrena la adaptación de su película para el teatro con actores del reparto original

La orquesta Club Virginia afina de nuevo Ampliar foto

Fue el año de Belle Époque y de Jamón jamón, y quizás por eso la Orquesta Club Virginia, que se fue de gira por Marruecos a las órdenes de la batuta de Manuel Iborra, no sonó todo lo alto que debiera entre los críticos de 1992, aunque sí obtuvo una buena respuesta del público. Jorge Sanz, Antonio Resines, Quique San Francisco y Juan Echanove viajaron a ritmo de rumba, bolero y chachachá por tierras de Oriente esperando tocar algún día en el Hilton de Beirut. Veinte años después Iborra cambia las cámaras por el patio de butacas, el escenario de Marruecos por las tablas las Naves del Español, en el Matadero de Legazpi y Sanz, Resines y San Francisco desempolvan los instrumentos para volver a tocar, desde anoche hasta el próximo 15 de junio. Damas y caballeros, vuelve Orquesta Club Virginia.

El reparto permanece y se renueva a la vez, y en el lugar de Echanove está Pepón Nieto en el papel de El maño, que no ha querido ver la película para no contaminarse. “Juan y yo somos amigos y sí me ha dado algún consejo, pero creía que tenía que crear mi propio personaje”. Iborra traspasa las fronteras de la edad y del tiempo, y lo adapta. Algunos actores coinciden en su papel original, mientras otros se estrenan en personajes nuevos. Las cosas de la edad… “Jorge Sanz no podía volver a ser Tony, por porque Tony tiene 18 años. San Francisco siempre ha sido un seductor, pero Jorge también, así que podía hacer perfectamente el papel de San Francisco, Curt. Y luego está El negro, alguien que vive la vida bastante al límite, que a Enrique San Francisco la va como anillo al dedo”, explica Iborra. El papel de Curt está compartido por Jorge Sanz y Juan Díaz, aclara, "Por motivos de trabajo Sanz no puede dedicarse al teatro al cien por cien, pero le apetecía mucho participar en el proyecto. Él siempre ha dicho 'yo soy de la Orquesta Club Virginia".

Antonio Resines en cambio conserva su papel inicial: el del Sr. Domenech, padre de Tony, el narrador de la historia que interpreta Víctor Elías, que también fue su hijo en la serie Los Serrano. “Me he sentido bien en el mismo papel 20 años después, no hay una gran variación porque es un tipo de personaje que puede tener varias edades”. En un principio, reconoce el actor, le daba pereza volver al teatro: “Cambié de opinión al encontrar en el proyecto a tantos amigos y compañeros conocidos. Y ahora me lo estoy pasando estupendamente, pero he tenido que adaptarme porque es muy distinto al cine y a la televisión, que es lo que he hecho más en lo últimos años”.

Orquesta Club Virginia está inspirada en la historia real del compositor Santi Arisa, que con 18 años se embarcó en una gira por oriente medio con la banda de su padre, Orquesta Barcelona, para terminar tocando en el Hilton de Beirut. Cuando llegaron a Alejandría les confiscaron los pasaportes, y en lugar de en Beirut acabaron tocando en un antro en Aman durante la guerra de los seis días. Iborra ha mantenido parte de la música de la banda original de la película, pero algunas partes han sido modificadas y adaptadas para esta puesta en escena teatral por el propio compositor, que se ha encargado de dirigir nuevas grabaciones y ha incluido composiciones inéditas.

“Es la historia de un viaje, pero también es la historia de un chaval que aprende lo que es la vida”, dice Iborra. Pepón Nieto define la obra como “una historia universal, un trabajo de compañeros que es como una familia, es un viaje de vida”. ¿Pero cuál es el secreto de esta orquesta que después de dos décadas sigue vigente? El director asegura que es un misterio, porque cuando terminó de rodar Orquesta Club Virginia no satisfecho en absoluto: “Pensé que no valía para el cine y me retiré cinco años hasta que volví a hacer Pepa y Pepe. Me resulta chocante y extravagante que una película que me produjo esa impresión sin embargo parece que ha sobrevivido en el tiempo. Es un misterio maravilloso para mí, pero no le encuentro explicación”.