_
_
_
_

Todas las mujeres caben en este libro

La periodista y escritora Luz Sánchez-Mellado encierra en 'Estereotipas' una selección de féminas supervivientes al trabajo, los hijos, maridos, incluso, a sus congéneres

Ana Marcos
De izquierda a derecha, Ana Pastor, Luz Sánchez-Mellado y Mercedes Milá en la presentación del libro 'Estereotipas'.
De izquierda a derecha, Ana Pastor, Luz Sánchez-Mellado y Mercedes Milá en la presentación del libro 'Estereotipas'. CRISTÓBAL MANUEL

A Luz Sánchez-Mellado se le han independizado las hijas. Y para desgracia de la escritora y periodista de EL PAÍS, se han organizado y han hecho piña en Estereotipas (Plaza Janés). “Un marrón”, como definió anoche la autora, que llegó dos días antes de irse de vacaciones y que ha terminado convertido en una compilación de mujeres que sobreviven al trabajo, los hijos, los maridos, amantes, incluso, a sus congéneres.

En pleno agosto, con la cabeza meditando si playa o montaña, el jefe llama a la discípula y le ofrece como recompensa por sus años de servicio una columna para disfrutar del periodo estival bajo el flexo y el aire acondicionado de la redacción. "Un premio, me dijo, para que opinara de lo que quisiera, ¡pero si yo no opino nada de nada!", recordaba Sánchez-Mellado. Tras un fin de semana de reflexión e "hiperventilación", la escritora encontró en su reflejo, sus vecinas, sus amigas, compañeras de trabajo y demás féminas que le rodean, la excusa para hacer de su capa un sayo. "Me ha salido esta perspectiva por pura vaguería. Creo que no conozco a tantos tíos como para hablar de ellos, la monogamía es lo que tiene". 

Para bregar entre tanta mujer, Luz Sánchez-Mellado recurrió ayer a otras dos. Ante Ana Pastor, periodista de los Desayunos de TVE, y Mercedes Milá, presentadora de Gran Hermano fueron desfilando Lady Ganga, experta en exprimir ofertas y rebajas; Miss Prótesis, poseedora de la fórmula secreta para sacarse el máximo partido, aunque sea con trampa; Conciliátrix, la superheroína que compatibiliza el trabajo con la familia; o la Patética viejuna, es decir, la sin papeles del mundo digital. Y con mayor o menor precisión, cada una de las Estereotipas fueron encontrando el molde en las tres ponentes y la mayoría de mujeres que ocupaban las gradas.

"Tú eres un poco Miss Prótesis", le espetaba Sánchez-Mellado a Milá. "Ni de coña, no sé ni qué es eso, ya no llevo ni tacones", se defendía la periodista, adicta a su estilista. Pastor, más recatada, se confesaba fan de Conciliátrix. "Soy más de las lecturas intensitas, pero con este libro me he reído a carcajadas hasta la madrugada de ayer", decía. "Cada mañana aparecía por la redacción con alguna anécdota, como esa mujer que le cuenta a sus compañeras que tiene una brecha en la cabeza de tanto darse contra el techo de cristal, o esa otra que reza porque su hija se ponga buena para poder coger el AVE al día siguiente".

Pese a las diferencias entre Pastor y Milá, y gracias a la pericia de Luz Sánchez-Mellado para mediar entre invitadas -ya son dos años de diseccionar la especie-, las tres coincidieron en la mujer que las aglutina a todas. "Sois unas heroínas. Trabajáis, tenéis hijos y encima marido", reclamaba la presentadora de Gran Hermano. "Y tenemos que estar buenas, que no se te olvide", apostillaba Sánchez-Mellado. "Por suerte, pude ir a Irán o a Israel porque el padre de mi hija, ejerce de padre", apuntó Pastor. Otro resquicio de consenso: desterrar el término ayudar. "¿Te ayudo?', que te den por culo tío, ¿cómo que te ayudo?", se deslenguaba Milá. "En este sentido creo que vamos un poco hacia atrás, los tíos no tienen que ayudar, sino compartir", respondía Sánchez-Mellado.

La hora apremiaba. El Barça se jugaba la Champions y había que ir resumiendo. "Oye, que yo también quiero ver el partido", intervenía Pastor. La charla acabó con un reclamo por intermediación de Soraya Sáenz de Santamaría, más bien de su decisión de no recurrir a la baja de maternidad. "Basta ya de protestar, somos muy buenas, pero hay que dejar de decirlo y seguir haciéndolo", concluía Mercedes Milá. "El problema a veces es que nosotras somos las peores con nosotras mismas, como la Hermana loba de mi libro, esa que te abraza y luego se tira a tu yugular", respondió Sánchez-Mellado. "No estoy de acuerdo, si tengo que elegir, quiero trabajar con y para mujeres", apuntaló Pastor. Y el público se levantó. Unas -de persona, no mujer- al fútbol, otras a dar la cena a sus hijos, el resto a sus tareas, cualesquiera para seguir sobreviviendo.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ana Marcos
Redactora de Cultura. Forma parte del equipo de investigación de abusos en el cine. Ha sido corresponsal en Colombia y ha seguido los pasos de Unidas Podemos en la sección de Nacional, además de participar en la fundación de Verne. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_