Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Rock in Rio cambia de piel

El festival se reinventa para afrontar la crisis, al agrupar las veladas por estilos musicales

Calvin Harris y Swedish House Mafia, nuevos fichajes ‘electrónicos’

La banda Maná en la rueda de prensa de Rock In Rio
La banda Maná en la rueda de prensa de Rock In Rio Getty

A juzgar por la rueda de prensa de ayer, la decisión de continuar con Rock in Rio Madrid no ha sido ni fácil ni improvisada. De hecho, el brasileño Roberto Medina, fundador hace 25 años del evento original y aún supremo dirigente del proyecto, aseguraba que le aconsejaban dejar la tercera edición de este certamen bianual en barbecho, esperando un momento económico más propicio. “Es importante volver. Personas de mi compañía decían que había que posponerlo por la crisis. Pero estoy aquí justo por la crisis. Miro con extrema tristeza la falta de iniciativa que hay en diversos sectores de la economía española. Nosotros generamos empleo, pero además, damos ejemplo al intentar que en España, Rock in Rio tenga la importancia que tiene en Brasil y Portugal”, decía en un acto que tuvo más de autoafirmación que de anuncio.

Decían que había que posponerlo por la crisis. Pero estoy aquí justo por la crisis

Roberto Medina

Se descubrieron dos nuevos nombres: Calvin Harris y Swedish House Mafia, que actuarán el 5 de julio de escuderos de David Guetta. El máximo atractivo para la cincuentena de periodistas que acudieron fue la presencia de los mexicanos Maná, el gran nombre de la cita del 30 de junio, y que acudieron ex profeso desde Guadalajara (México) a la presentación madrileña.

Porque, en lo básico, nada ha cambiado. Rock in Rio se seguirá celebrando en el recinto de Arganda que ha dado cabida a las ediciones de 2010 y 2008. Ocupará dos fines de semana consecutivos: el del 29 y 30 de junio y el del 5, 6 y 7 de julio. A falta de completar el cartel (hay dos jornadas, la del 29 junio y la del 5 de julio en blanco), la terna de estrellas junto con Guetta y Maná la completan Red Hot Chili Peppers, a los que se les reserva para la última noche.

Roberto Medina (izda.), posa en Madrid junto a Pino Sagliocco, de Live Nation
Roberto Medina (izda.), posa en Madrid junto a Pino Sagliocco, de Live Nation EFE

Para el italiano Pino Sagliocco, que acudía en representación de la promotora Live Nation, socio de Medina en España, la gran novedad son las noches temáticas. “Había una percepción en la calle de que era un festival familiar. Se nos decía que no se entendía muy bien lo que estábamos haciendo. De esta nueva manera tenemos una forma más clara de comunicar". Ponía como ejemplo la denominada Gran fiesta electrónica. "Hay cambios sociales ineludibles. Elton John o Rod Stewart, a pesar de ser muy buenos, no dicen nada a los jóvenes. Rock in Rio tiene la obligación de apostar por la electrónica. Estamos en la vanguardia”, aseguraba el promotor refiriéndose a la noche que reúne a Pete Tong, Wally Lopez, Martin Solveig, Pitbull y David Guetta. Roberto Medina apostilló con un dato: se están vendiendo el doble de entradas para esa noche que para la de los Red Hot Chili Peppers, a priori, un nombre más atractivo para el público.

La aparición de Maná en la sala sirvió para que algunos periodistas presentes, entre los que había una gran presencia de medios latinos, intentarán sonsacar a Medina, cuál será la cuarta sede de la franquicia, una noticia que se hará pública la próxima semana, pero que a tenor de las pistas que dio ayer, se trata de de una capital sudamericana de habla hispana.