Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bestué-Vives bajan el telón

La pareja, una de las grandes esperanzas del joven arte español, se separará tras su última exposición en CaixaForum

Una de las obras expuestas por Bestué-Vives en el CaixaForum de Barcelona. Ampliar foto
Una de las obras expuestas por Bestué-Vives en el CaixaForum de Barcelona.

Aún le veremos juntos el próximo jueves en la inauguración de la feria ARCO-Madrid, con su última producción conjunta la recién acabada serie Body painting, que se presentará en el stand de la Galería Estrany-de la Mota. Será la última vez. David Bestué (Barcelona, 1980) y Marc Vives (Barcelona, 1978), la pareja símbolo de la exitosa internacionalización de los jóvenes artistas españoles, ha decidido que es hora de separarse y empezar sendas trayectorias en solitario.

Su aparición hace diez años en el panorama del arte contemporáneo español, fue como una ventada de aire fresco. Bestué, artista de corte más plástico y conceptual y Vives forjado en la performance, se dieron a conocer con un conjunto de acciones, deudoras del surrealismo poético de Magritte, realizadas con economía y precariedad de medios y un tono lúdico e irónico, cercano al espíritu dadaísta. Buscaban empatizar con el espectador y lo lograron. Su trayectoria fue fulminante. Apoyados por la reconocida galería barcelonesa Estrany-de la Mota, su presencia se multiplicó en los principales eventos artísticos, así como en las colecciones permanentes de relevantes fondos públicos y privados. La consagración llegó con su participación en la Bienal de Venecia de 2009, únicos españoles invitados, junto con Jorge Otero y Sara Ramo. Sin embargo, como a menudo sucede, con la consagración llegó también la crisis.

“No queremos repetirnos, ni estancarnos, así que preferimos dejarlo en un momento positivo y satisfactorio, sin esperar la inevitable decadencia”, afirmaron los artistas en la presentación de Acciones en el universo, la última exposición que firman como pareja, abierta en CaixaForum Barcelona hasta el 20 de mayo. La obra, una de las adquisiciones más recientes de la colección La Caixa, se enmarca en la voluntad de aumentar la visibilidad del fondo de la institución, que cuenta con más de 900 obras de los artistas más importantes de los últimos treinta años.

Acciones en el universo recoge una serie de performances realizadas por los dos artistas a lo largo de estos años, adaptadas a una especie de enorme maqueta, que reproduce un espacio laberíntico, entre atracción de feria y túnel del terror, dividido en 11 habitaciones. El espectador se encuentra así recorriendo un camino lleno de sorpresas y también de trampas, que va desde los microscópico a lo universal, pasando por la experimentación de lo material y lo espiritual. Cuevas de piedras que simbolizan las conductas y pasiones humanas, entornos domésticos que representan el sistema solar y espacios de confrontación dialéctica y de decadencia intelectual, se alternan con detalles que revelan un sutil sentido del humor así como una actitud desinhibida antes las convenciones artísticas y culturales.

Una imagen de la muestra de Bestué-Vives en Barcelona.
Una imagen de la muestra de Bestué-Vives en Barcelona.

La instalación se completa con tres vídeos: uno que recoge la serie Acciones en casa de 2005, Historia del escorpión enamorado de 2008 y Estado de cambio de 2010, que permiten profundizar en la poética y ética de la pareja.

Según la jocosa explicación de la galería Estrany-de la Mota, que continuará trabajando con ambos artistas individualmente, el desencadenante de la separación ha sido la obra-contrato que redactaron en 2006. En ella, los dos creadores, uno hetero y otro homosexual, anunciaban que, cuando la obra se vendiera, se realizarían una felación recíproca, a sabiendas que generaría un escollo y una fisura entre ambos. “La pieza acaba de ser adquirida por el coleccionista Carlos Vallejo, que posee varias obras de Bestué-Vives, incluida la primera y la última”, concluye Angeles de la Mota, que ya está preparando para la próxima temporada dos monográficas de David Bestué y Marc Vives.