Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA: CINE

¡Salvad a Pacino!

'Jack y su gemela', una película abominable en la que sorprende ver cómo una leyenda del calibre de Al Pacino accede a interpretarse a sí mismo en un papel de bufón y patético señor maduro

En una secuencia del inicio de Jack y su gemela, infumable comedia familiar al servicio de Adam Sandler, un realizador de anuncios televisivos y su productor vislumbran la posibilidad de que Al Pacino sea el protagonista de una grotesca campaña publicitaria. Sin embargo, cuando comentan la idea a cualquiera con dos dedos de frente, solo surgen la perplejidad y la carcajada: “¿Y por qué iba a aceptar eso Pacino?”. Caer tan bajo, se entiende.

JACK Y SU GEMELA

Dirección: Dennis Dugan.

Intérpretes: Adam Sandler, Al Pacino, Katie Holmes, Santiago Segura, David Spade.

Género: comedia. EE UU, 2011.

Duración: 91 minutos.

 

No sería la primera vez que se utiliza un nombre real para hacer chistes en una película idiota. Incluso cabe la posibilidad de que, por amistad, la estrella en cuestión acabe realizando un cameo. Pero lo que nunca se había visto en la historia del cine es que una leyenda del calibre de Pacino aceptase un personaje casi protagonista en una película tan abominable, y aquí viene lo esencial, interpretándose a sí mismo en un papel de bufón y patético señor maduro colado por la hermana gemela del personaje de Sandler, interpretada también por este, pero travestido. Pacino, en caída libre.

Cierto que también sale Johnny Depp (con una camiseta de Justin Bieber), pero es en un cameo de apenas medio minuto y manteniendo la dignidad, pero ver a Pacino (repetimos: haciendo de Pacino) besar con cara de deseo un cerco de sudor de la sábana donde ha dormido la gorda e inaguantable hermana gemela de Sandler hiere a cualquiera. ¿Que también salga Santiago Segura haciendo de gigoló español, con minibañador y marcando michelines, puede hacer de Jack y su gemela la película más marciana de la temporada? Sin duda.

Lo que queda por dictaminar es si lo de Pacino es la más viva demostración del sentido del humor de una estrella o la definitiva demostración de que ha perdido la capacidad para elegir papeles. Apuesten. De momento, un voto para la segunda posibilidad.