Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rock es una instantánea

La revista 'Rock de Lux' celebra sus 27 años con un número especial que incluye más de 300 fotografías

La revista musical Rock de Lux celebra estos días su vigésimo séptimo aniversario, sustanciado en un especial que correspondiente al número 300 ha puesto en los quioscos una colección de fotografías que cubren prácticamente toda la historia de esta prestigiosa publicación, nacida en 1.984. Habituados a que Rock de Lux celebre sus efemérides con números repletos de listas (mejores discos de la década, mejores artistas de la historia, discos del año etc), resulta chocante un número tan gráfico en el que los textos brillan literalmente por su ausencia.

Santi Carrillo, directo de la revista, explica: "no deseábamos hacer un especial convencional, repleto de listas con lo mejor de estos 27 años, sino darle otro enfoque y hacer que el periodismo gráfico se llevase todo el protagonismo, poniendo a nuestros fotógrafos en primera plana". Esta idea se ha traducido en 373 fotografías realizadas por más de una veintena de fotógrafos de la revista, dispuestas en 200 páginas cuya organización visual combina enfoques, angulaciones, tamaños y relaciones entre músicos, amén de unas páginas finales en las que se data y explica cada fotografía. Según Santi Carrillo "ello permite repasar la historia de la música sujeto de nuestra revista por medio de sus artistas más interesantes, cuya actividad a lo largo de tres décadas muestra cómo ha ido variando la estética asociada a la música pop, un estilo musical en el que la imagen tiene una importancia capital".

Partiendo de estas premisas, la publicación ofrece extraordinarias fotografías, la mayor parte de las cuales realizadas en Barcelona, que se agrupan en dos grandes apartados: fotos de concierto y posadas. Desde un Thom Yorke en los albores de la popularidad de Radiohead, pasando por una impactante imagen de Vic Chesnutt sonriente frente al Bagdad -el artista norteamericano se acabaría suicidando ante la incapacidad de afrontar el pago del tratamiento de su enfermedad degenerativa-; una Bjork de la época en la que resultaba accesible; la excelente imagen de Neil Young en su primera visita a Barcelona; Morente poco antes de fallecer posando ante una puerta que por su ubicación e iluminación sugiere el otro mundo; el dúo local Hidrogenesse es una bellísima foto en el estanque de la Ciudadela que parece de época; un Josele adusto tras disolver Enemigos; una elegantísima foto en concierto de Rufus Wainwright; una no menos hermosa foto de Antony en la cama del hotel donde se alojaba -"Antony", recuerda Santi, "nos pidió esta foto porque decía que era en la que más guapo salía de todas las que le habían hecho"-, o las varias instantáneas de PJ Harvey, "artista muy de la revista cuya trayectoria musical nos parece de relieve y que ha sido la única que repite fotos por esta razón y porque cada vez que nos ha visitado ha tenido una imagen diferente sin que ello haya restado protagonismo a su música", argumenta Santi Carrillo.

Aún con todo, lo más extraordinario de este especial es que sea precisamente la fotografía la protagonista, justo cuando la proliferación de ingenios capaces de hacer buenas fotos han restado valor artístico a la propia fotografía. Juan Sala, uno de los fotógrafos de Rock de Lux afirma que "con las cámaras y los móviles todos se sienten capaces de hacer una buena foto, lo que en sí no es negativo. El problema es que una cosa es hacer una foto y otra hacer una buena foto periodística y/o artística, y los responsable de los medios de comunicación que han de escoger el material cada vez filtran menos".

Sala se muestra convencido de que "los conocimientos técnicos se pierden, porque ahora sólo tienes que repetir la foto hasta que te quede bien sin resultar imprescindible calcular exposiciones, luz etc. Lo único que parece valorarse es el dramatismo o el efectismo", concluye. En esta línea, Santi Carrillo asume que "la imagen es importante, pero la música hoy en día tiene menos imagen que antaño ya que se oye en el ordenador. El componente visual era antes un atractivo indisociable de la música, ahora no tanto". Aún con todo, 27 años de música se han hecho imagen en el Rock de Lux número 300