Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las fiestas de Algemesí son declaradas patrimonio de la Humanidad

La Unesco resalta "su valor cultural que pasa de generación en generación".-La población celebra el reconocimiento con un volteo de campanas

La festividad de la Mare de Déu de la Salut de la ciudad española de Algemesí (Valencia) ha sido declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad por "su valor cultural que pasa de generación en generación". El comité de expertos de la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco reunido en la isla indonesia de Bali ha reconocido la dimensión ritual, festiva y de participación comunitaria de la fiesta. El ritual, cuyo origen se remonta al siglo XIII, incluye piezas teatrales, procesiones, danzas y músicas que tienen lugar el 7 y 8 septiembre en Algemesí.

Un volteo de campanas y una espontánea concentración de ciudadanos en la basílica San Jaime Apostol han dado esta mañana la bienvenida en la población valenciana al reconocimiento a la fiesta. El próximo 8 de diciembre habrá una exhibición extraordinaria de las danzas y la 'muixeranga' en la plaza de Algemesí para celebrarlo. "Un día histórico, un día histórico", reiteraba esta mañana el alcalde, Vicent Ramon García Mont. "Desde el otro lado del mundo se habla de Algemesí", apuntaba satisfecho el párroco de la basílica, Jesús Corbí.

La Unesco también ha subrayado los esfuerzos de salvaguardia de la festividad fuertemente ligada con la identidad de la población de la localidad valenciana. "Es una ceremonia con orígenes religiosos que casi se ha paganizado, un rito del que se han apropiado los ciudadanos y en el que participa toda la comunidad", ha detallado a Efe en Bali Ángeles Albert, directora de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura. El experto de la delegación española Joan Reguant ha explicado que en esta tradición se mezclan elementos de cultura romana, cristiana, morisca y judía.

La fiesta se remonta a 1247, cuando se halló una imagen mariana en el tronco de una morera, que fue el referente sobre el que se fundamenta una procesión de danzas y música singular en la que se mezclan tradición, fe y cultura por las calles de la localidad valenciana cada 7 y 8 de septiembre. El momento más esperado es el de la Muixeranga. Al ritmo de la dulzaina y el tabal, se alzan torres humanas, un antecedente de los castells. Esta tradición catalana, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el pasado año, es deudora de los antiguos bailes valencianos que se exportaron a esas tierras.

Una llamada anunciaba a primera hora de este lunes al alcalde que "el máximo reconocimiento internacional a su fiesta ya es una realidad". García Mont destaca: "El trabajo que se ha llevado a término por parte de toda una ciudad durante siglos ha tenido su recompensa. Mayor implicación en la consecución de este hito ha sido imposible". Así, ha recordado a todas las personas que forman parte del patronato de la fiesta, los bailes y personas que participan en la procesión; al arzobispado de Valencia, el Ayuntamiento, la Generalitat Valenciana, el Ministerio de Cultura y la Diputación provincial. "Todos han colaborado para hacer posible un premio en una ciudad que lo merece porque ha sabido conservar, mantener y potenciar las manifestaciones culturales y de fe más antiguas de los valencianos" ha explicado el alcalde, quien también ha agradecido "enormemente" a los integrantes de la Unesco el reconocimiento de este título.

"Si los valencianos tenían en la Procesión de la Virgen María de la Salud un espejo donde ver el reflejo de sus tradiciones más ancestrales, ahora se abre una ventana al mundo porque el nombre de Algemesí y su fiesta sea conocida internacionalmente", ha señalado García Mont.

Volteo de campanas

Algemesí ha acogido con un volteo de todas las campanas la designación de sus fiestas de la Mare de Déu de la Salut como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. El párroco de la basílica San Jaime Apóstol de Algemesí, donde se venera la imagen de la Patrona, Jesús Corbí, ha explicado que había mucha expectación y la noticia se ha recibido con enorme alegría, porque a las tres y media de la madrugada había mucha gente despierta que ha comenzado ya a celebrarlo. A las ocho de la mañana, la plaza se ha llenado de gente". Es un "hecho muy importante", ha indicado.

Además, el párroco ha confirmado que para la fiesta de la Inmaculada, el próximo 8 de diciembre, excepcionalmente, a las 12 del mediodía habrá una celebración extraordinaria de las fiestas de la Mare de Déu de la Salut con motivo de esta declaración. Corbí ha subrayado que el reconocimiento "no es a la Virgen, evidentemente porque ella ya es patrimonio en sí misma de toda la humanidad, sino a la fiesta con la que se expresa la devoción a la Virgen de la Salud que arranca del siglo XIII". En las fiestas, "todo el pueblo se convierte como en un gran templo para acoger el homenaje a la Virgen por las calles".

Las fiestas se celebran el 7 y 8 de septiembre. "Son casi 48 horas de fiesta ininterrumpida, que comienzan con el canto de las vísperas, el día 7 por la tarde, que están también incluidas en la declaración de Patrimonio", ha indicado Corbí. Luego continúa con el traslado de la Virgen desde la basílica a la capilla de la Troballa donde se encontró en 1247, en la llamada "procesión de las promesas", en la que participan miles de personas con cirios. Toda esa noche y madrugada "está la capilla abierta, recibiendo la Virgen de la Salud el homenaje de sus devotos con poesías y cantos". A las dos de la madrugada se celebra la misa de la hermandad sacerdotal, y a las diez de la mañana, la procesioneta del matí, en la que se devuelve la imagen a la Basílica para la misa solemne. Por la tarde, la procesión general dura siete horas y en ella participan los personajes bíblicos. Se suceden las danzas, la Muixeranga (torre humana culminada por un niño que levanta un pie), también els bastonets, les llauradores, els pastorets, els arquets, els tornejants, la carxofa, y el paso de los personajes bíblicos, los profetas, los evangelistas y los 24 ancianos del Apocalipsis.

En la Comunidad Valenciana tienen ya este reconocimiento inmaterial el Misterio de Elche y el Tribunal de las Aguas. Ahora se suma a la lista la Fiesta de la Virgen María de la Salud de Algemesí. También es patrimonio material de la Humanidad, la Lonja de Valencia, el palmeral de Elche y arte rupestre levantino del arco mediterráneo.

La Generalitat valenciana ha felicitado al pueblo de Algemesí. La consejera de Turismo, Cultura y Deporte, Lola Johnson, ha agradecido a la Unesco, en nombre del Gobierno valenciano, este nuevo reconocimiento al patrimonio inmaterial español, en este caso representado por la Festa de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí, "una magnífica muestra de la dimensión ritual, festiva y artística del patrimonio intangible que transciende lo local para contribuir a la construcción de la identidad colectiva valenciana". "Esta declaración por parte de la Unesco supone un hito a nivel patrimonial", ha añadido.

El secretario general del PSPV, Jorge Alarte, tal ha felicitado al pueblo de Algemesí: "Es un reconocimiento merecido que llega gracias al esfuerzo y la unión de todos los vecinos y las vecinas y al apoyo unánime de colectivos, asociaciones y partidos a la candidatura". Compromís y Esquerra Unida han hecho lo propio.

El diputado de EU Ignacio Blanco, que es de Algemesí, ha destacado que se trata de una manifestación cultural "muy valiosa" que ha pasado de generación a generación durante siglos y en la que se conjugan bailes, composiciones teatrales y musicales "en un cuadro plástico incomparable". Blanco se ha mostrado "muy orgulloso" de una fiesta que es patrimonio "de todo el pueblo valenciano y ahora también mundial" por lo que ha instado a "darla a conocer y a preservarla como un auténtico tesoro".

Para el portavoz de Compromís, Enric Morera, el reconocimiento "es de justicia" y sitúa a la Comunidad Valenciana "en el mapa para compartir con toda la humanidad nuestras fiestas y nuestra cultura". Por su parte, el diputado electo de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, ha felicitado a todos los vecinos de Algemesí por sus "muchos años de trabajo y gestiones" y por mantener viva "la llama de la tradición".