Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 63 años la soprano Montserrat Figueras, la voz de la sibila

La esposa del violagambista y director de orquesta Jordi Savall habían creado los conjuntos Capella Reial de Catalunya, Hesperions XX y Le Concerts des Nations

Nacida en el seno de una familia melómana, Montserrat Figueras (Barcelona, 1942), fallecida ayer, estudió canto desde muy joven con Jordi Albareda y colaboró con el mítico grupo de música antigua Ars Musicae, fundado por el ingeniero Josep Maria Lamaña y en cuyo seno se había formado también, años atrás, Victoria de los Ángeles. Desde esa época Figueras se interesó por las técnicas interpretativas del repertorio antiguo, desde el Medioevo hasta el Barroco. En 1967 se casó con el violagambista Jordi Savall y al año siguiente la pareja se estableció en Basilea (Suiza) para proseguir estudios en la Schola Cantorum Basiliensis y en la Musikakademie Basel, con Kurt Widmer, Andra von Rahm y Thomas Binkeley. Allí conocieron a fondo las diversas corrientes interpretativas europeas que desde la década de los cincuenta investigaban sobre interpretación con instrumentos originales.

En 1974 Figueras funda con su marido el grupo Hespèrion XX, al que le seguirán en los siguientes años La Capella Reial de Catalunya y Le Concert des Nations. En ellos reside justamente la novedad que el matrimonio Savall-Figueras introduce en la difusión del repertorio antiguo: la versatilidad de estos grupos les permite abordar un repertorio que va desde la música pretérita de los trovadores hasta el repertorio del siglo XVIII pasando por el Siglo de Oro español, las romanzas sefarditas, la música de la corte de los Borgia o el siglo XVII francés, del que hay que recordar la recuperación de la obra olvidada de Marin Marais que protagonizaron y que la película Todas las mañanas del mundo (1991) contribuyó a popularizar. Montserrat Figueras realizó también incursiones en el repertorio operístico (Orfeo, de Monteverdi, y Il burbero di buon cuore, de Martín y Soler), pero su quehacer artístico se recordará especialmente por su exhumación de El canto de la Sibila y su original interpretación de El Llibre Vermell de Montserrat.

Ha recibido numerosas distinciones, como el Gran Premio de la Academia del Disco Francesa y el Charles Cross. Este mismo año recibió un premio Grammy por el disco sobre la dinastía de los Borgia, así como la Creu de Sant Jordi. Desde 2003 estaba en posesión del título francés de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras.

La versatilidad a la hora de abordar repertorios y la carga espiritual que les insuflaba fueron sin duda las características principales de esta intérprete exigente a la hora de investigar las fuentes. Con su marido fundó además la compañía discográfica Alia Vox, encargada de la difusión de su trabajo. Montserrat Figueras ha realizado más de 60 grabaciones. La saga Savall continúa en Arianna, hija del matrimonio, arpista y colaboradora habitual de los grupos fundados por sus padres.