Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Christoph Waltz: "En Alemania todos somos muy educados y disciplinados hasta que entramos en el coche"

El intérprete, crecido en la cuna del teatro austriaco, se colocó en la primera división internacional de la mano de Tarantino.- Ahora se pone a las órdenes de Polanski en 'Un dios salvaje'

Desde que el coronel Hans Landa se sentara en la cocina del señor Perrier LaPadite, le pidiera un vaso de leche y encendiera una pipa del tamaño de un trombón mientras sometía al granjero un interrogatorio implacable, la carrera de Christoph Waltz (1956, Viena) no ha parado de crecer. Hasta ese momento, cuando Waltz se puso en la piel del malvado oficial de las SS, éste era solo un actor cuyo territorio de influencia se limitaba a la televisión y el cine alemanes. Con el personaje de Tarantino, el intérprete, crecido en la cuna del teatro austriaco, se colocó en la primera división internacional. Como consecuencia de ello Roman Polanski le fichó para Un dios salvaje, su particular adaptación de la obra de teatro de Yasmina Reza. Su personaje, Alan Cowan, no calza botas militares sino una blackberry pero sigue siendo tan impertinente y directo como Landa, aunque -por supuesto- bastante menos retorcido.

PREGUNTA. ¿Un dios salvaje no es un guión original sino una obra de teatro, influye eso en su "conversión" al cine?

RESPUESTA. Depende de la obra de teatro pero creo que este es un caso único: lo ensayamos como teatro pero lo rodamos como una película. Creo que esa es la parte que lo hace más interesante, que pudimos hacerlo como una obra de teatro y como una película al mismo tiempo. Eso sí, lamentablemente solo nos pagaron una vez...

P. Entonces, ¿qué aporta la película para aquellos que ya hayan visto la obra?

R. ¿Qué aporta? Bueno, es diferente en un montón de formas distintas. Yasmina estaba preocupada por si la obra de teatro no estaba suficientemente presente en la película, por si el guión no tenía suficiente peso. No estoy de acuerdo, creo que el filme es más ligero, más rápido, menos literario, más divertido. Además estoy absolutamente convencido de que profundidad y significado deben -en mi opinión- permanecer ocultos, jamás deben ser obvios. Creo que la comedia es el mejor medio -en el auténtico sentido de la palabra- para conseguirlo.

P. ¿Cómo es Polanski en los rodajes?

R. Nosotros trabajamos, no ponemos etiquetas, ni adjetivos, no ese nuestro trabajo: Polanski es un maestro, lleva 60 años en el negocio, es un artista en el sentido más puro. Teniendo eso en mente llegas a la conclusión de que es un hombre que no puede equivocarse. Quizás no te guste lo que hace o no lo entiendas pero no intentes discutir con él porque no hay sentido. ¿Qué si he discutido alguna vez con él? ¿Por qué discutiría con él? Mira, a mi no me va todo ese asunto de la deconstrucción del proceso creativo, yo no soy ningún teórico. No hago mi trabajo sobre algo, hago ese algo, así que no me paso el día haciendo preguntas sobre mi personaje. Si tienes la suerte de trabajar con alguien como Polanski y quieres discutir con él sobre algo es que eres un estúpido. No estamos hablando de un rodaje estudiantil donde tratamos de explorar no-sé-qué, esto es Polanski

P. Confesaba usted hace poco que al principio tuvo algunos dudas acerca del proyecto.

R. Por supuesto, porque uno piensa que quizás no llegue a ese nivel, quizás no llegue a lo que él director espera de él. Sin embargo Polanski sabe cómo llegar allí y tiene un modo de trabajar que es muy difícil de ver en estos tiempos, es un hombre de la vieja escuela.

P. ¿Hasta que punto el guión era importante en este proyecto?

R. El guión es solo papel, si quieres puedes compararlo a esa servilleta que hay allí encima. Lo importante es el proceso, es lo que llamamos actuar [Sonríe].

P. En Un dios salvaje parece usted el más cínico de la manada...

R. ¿Cínico?. Creo que estás juzgando y también creo que quizás te equivoques. Mi personaje es el único que habla sin tapujos, no tiene tiempo para indulgencias, o para la sensibilidad. ¿Si me identifico con él? Bueno, supongo que si no me identificara con un parte de mí mismo no podría hacer el papel.

P. ¿Pero le hubiera gustado hacer otro personaje?

No tuve el lujo de escoger, Polanski no vino a verme y me dijo: escoge un papel, ¿quién quieres ser? No funciona así.

P. En la película se tarda poco en llegar a ese punto de ebullición donde todos pierden los papeles ¿En su experiencia cuánto se tarda en llegar a ese punto?

En Alemania la respuesta es muy sencilla: todos somos muy educados y disciplinados hasta que entramos en el coche. En cuanto eso sucede nos ponemos a 260 kilómetros por hora y adiós educación.

P. ¿Y qué hace usted en esos casos?

R. Me aparto. Aparco. En cuanto veo a alguien haciéndome luces porque quiere adelantarme o algo peor me paro y espero.

P. Déjeme preguntarle algo: ¿hay que amar a un personaje para que éste funcione?

R. No creo que tengas amarlo, lo que si necesitas es tener cierto conocimiento de cómo hacerlo funcionar. Actuar es hacer que las cosas funcionen, ayuda entender que tratas de hacer funcionar pero no tienes que entender tu personaje o amarlo hasta el final para hacer tu trabajo. Hitchcock solía usar una técnica en sus películas, haciendo que sus actores trabajaran sin saber que hacían. Por ejemplo, un día rodaba a una mujer que era atacada en la calle y luego secuestrada. Otro día le pedía a un actor que se fumara un cigarrillo mientras miraba por la ventana. El actor le preguntaba a Hitchcock en qué consistía esa escena, qué representaba exactamente. "Nada, nada, tú hazlo, es solo un recurso" le contestaba él. Después montaba juntas las escenas: el tipo miraba por la ventana fumando mientras unos desconocidos atacaban y secuestraban a una mujer. Ella era en realidad la esposa del tipo que miraba por la ventana. Cuando veías la indiferencia de ese hombre mientras secuestraban a su mujer entendías perfectamente la historia, pero el actor no sabía nada de nada.

P. Perdone la pregunta, ¿pero se lleva usted los papeles a casa?

R. Ese es otro mito, que tienes que permanecer en el personaje todo el rato. La respuesta es no.

P. Una última cosa: ¿cambió su carrera interpretar al coronel Landa?

R. Completamente, le dio la vuelta como una tortilla.

P. ¿Y cuáles cree que fueron las causas?

R. No tengo ni idea, elegí no pensar en ello. Podría matarme tratando de analizar el porqué pero al final sería solo equipaje. Opté por no hacerlo.

P. Por cierto, ¿si tuviera que escoger una película de Polanski cuál sería?

R. Un dios salvaje.