Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La belga 'Hasta la vista', espiga de Oro de la Seminci

La española Paula Ortiz recibe el premio Pilar Miró a la mejor dirección novel por 'De tu ventana a la mía'

No ha sido la mejor película del festival, pero la belga Hasta la vista, de Geoffrey Enthoven, ha ganado esta mañana la Espiga de Oro de la 56ª Seminci de Valladolid con su curioso equilibrio entre la comedia más negra y la huida de los sentimentalismos. El viaje de tres amigos belgas, un parapléjico, un paralítico por culpa de una enfermedad degenerativa y un ciego a través de Europa para llegar a un prostíbulo en España "especializado en personas como nosotros" y así perder la virginidad ha gustado en el certamen de Valladolid.

Enthoven, su director, nunca deja que sus personajes caigan en la autocomplacencia y escribió el guion tras ver un documental que hablaba de un hecho parecido. Decidió rodar con auténticos disminuidos físicos, pero acabó contratando a tres actores profesionales ante los múltiples retos de un rodaje por varios países europeos que acaba en España, en Punta del Mar, en el burdel El cielo. Su realizador, esta mañana, confesaba su lógica felicidad y cariño a Valladolid: dos trabajos anteriores suyos participaron en la sección Punto de Encuentro.

La espiga de plata ha sido para uno de los grandes títulos de 2011, Las nieves del Kilimanjaro, de Robert Guédiguian, que ya en Cannes maravilló con su vuelta de tuerca al mundo sindicalista del cineasta francés, que ahora mete el dedo en la llaga para llamar la atención sobre las jóvenes generaciones abandonadas por los grandes sindicatos, gente que ni siquiera puede ser calificada de mileruista. Con sus actores habituales y su adorada Marsella, pero con más mala leche que nunca, el filme también ha obtenido el premio del Público, que en Valladolid ha demostrado ser más listo que el jurado.

El resto del prolijo palmarés de la Seminci, que ha crecido en número de espectadores y en calidad, proyectando en su sección oficial los últimos largometrajes de Zhang Yimou, los hermanos Dardenne, el ya mencionado Guédiguian, Agnieszka Holland, o La Conquête el biopic sobre el ascenso a la presidencia francesa de Nicolas Sarkozy, ha dejado premios para Zhou Dongyu, la protagonista de Shan sha shu zhi lian, de Yimou; los actores Brendan Gleeson (The guard) y Patrick Huard (Starbucks) -ha sido un galardón ex aequo-; a Holland como mejor directora por In darkness, y al mejor guion para el libreto de Monsieur Lazhar (que también obtuvo el FIPRESCI, de la crítica internacional).

Uno de los galardones más valorados en la Seminci es el Pilar Miró a la mejor dirección novel, que en esta edición ha sido justamente otorgado a la española Paula Ortiz por De su ventana a la mía, una inmersión en el amor a través de la vida de tres mujeres (encarnadas por Leticia Dolrea, Maribel Verdú y Luisa Gavasa) en tres épocas históricas muy distintas. Ortiz, nada más conocer el premio, comentó "su gran felicidad". "Es lo mejor que nos podía pasar, el empuje que necesitamos para esta historia". Ortiz teje "un tapiz" de imágenes y poesía en una aventura visual "muy pensada, muy trabajada en guiones técnicos para que lo visual tuviera esa fuerza". La directora trabajó y ensayó mucho con los actores, "y en el rodaje aún les apretamos más", y en pantalla se nota. "Les di música, les pasé lecturas", comenta la debutante, todo con un objetivo: que el público entre "en el juego del filme, en los estados de ánimo de las historias". Una de sus actrices, Maribel Verdú, recibirá esta noche, dentro de la ceremonia de clausura, la Espiga de Honor de la Seminci, en reconocimiento a su larga carrera.

De las otras secciones del festival, destacan el triunfo de la islandesa Volcán, de Rúnar Rúnarsson, en Punto de Encuentro; y de la australiana Murundak songs of freedom, de Natasha Gadd y Rhys Graham, en Tiempo de Historia.