Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Antonio Orozco: "Con Bach me olvido hasta de mi nombre"

El músico se somete al Audiomatón inmerso en la gira de presentación de su nuevo álbum 'Diez', que conmemora su década sobre los escenarios

Llega a la cita temprano y con un compañero imprevisto: un resfriado que casi no le deja respirar. No es lo más apropiado en medio de una gira que ya lleva varios conciertos y que le llevará por escenarios de España y América Latina hasta fin de año. Con ella presentará su nuevo disco, Diez, que celebra su década encima de los escenarios con versiones de sus temas más míticos (como Devuélveme la vida, Te esperaré o Lo que tú quieras soy) y de los más pedidos por el público.

"Son versiones absolutamente distintas de las del original", relata Orozco. "Además, son las canciones que la gente ha querido". Entre ellas, una con el cantante Luis Fonsi que solo en YouTube acumula más de seis millones de visitas. "Nunca te esperas un éxito como esto", dice el autor del superventas Devuélveme la vida, canción ganadora de un premio Ondas.

Hoy Orozco se atreve a empezar una gira sin haber lanzado disco al mercado. "Los tiempos han cambiado y, o cambiamos con ellos, o nos vamos por el desagüe. Y lo que está pasando nos da la razón", cuenta haciendo referencia a que ya ha colgado el clásico "no hay billetes" en más de una plaza. "La música es un ente vivo, y lo más divertido es que ese ente cambia. Todo ha cambiado en estos 10 años respecto a lo que hacíamos: el sonido, la tecnología... También nosotros". Y para celebrar su carrera, se ha sometido al Audiomatón.

La canción que escucharías una y otra vez.

A trabajos forzados, de Antonio Vega, con letra de Antonio Gala. Es una poesía hecha canción.

Una canción imperfecta que, pese a todo, te encante.

Faith, de George Michael. Marcó una época con su estilo extravagante. Me transporta a aquel momento. No es el George Michael que conocemos ahora.

 

Una canción que tú no hayas hecho, pero que te dé irremediablemente celos.

Claramente Manhattan, de Leonard Cohen, pero en la versión de Enrique Morente. Esa canción me da millones de montañas de celos.

 

Una canción que podrías escuchar hasta 10 veces seguidas cuando estás triste.

So lonely, de Police. Creo que esa canción dice mucho, y para escuchar algo 10 veces tiene que tener energía como para encontrarse a uno mismo. He hecho alguna versión de ella.

 

Una canción que vas a poner en la furgoneta durante la gira.

Seguramente el último disco de Lenny Kravitz, y también algo de Muse, en la furgo cae fijo. Hay mucha gente que hay que mirar y de la que hay mucho que aprender. También escuchamos Kings of Leon, y mucho me gusta mucho Dakota, de Stereophonics.

Una canción que te quite la soledad.

Es una buena pregunta. Es muy difícil... (piensa). Pues últimamente las Suites para Violoncello de Bach. De hecho las estuve comprando ayer. Con ellas me olvido hasta de cómo me llamo. Me estoy empezando a aficionar mucho.

Una canción para cantar en la playa, ya sea la de Cádiz o la de California.

La Bamba, claramente. ¡Es una canción muy playera!

 

Y para cantar bajo la lluvia.

¿Quién no ha cantado alguna vez Singing in the rain bajo la lluvia, saltando por los charcos y por los bancos del parque?

 

Una canción que te hubiera gustado escribir.

Y a mi tan solo se me ocurre amarte, de Alejandro Sanz. Es algo que ya he hablado con él. ¡Qué valor! Cóomo explica todo eso, todos esos sentimientos, es algo impresionante.

 

Una canción que consideras un placer culpable.

Quizá Cómo están ustedes, de Gabi, Fofó y Miliki. Se la canto a mi niño.

Una canción de la que hacer una versión.

Abre la puerta niña, de Triana.

Y una canción intocable.

Es difícil. Pero no tocaría nunca Orobroy, de David Peña, pianista sobrino de El Lebrijano. Piano, flamenco, caballos. Muy nuestra.

Diez, de Antonio Orozco, se edita el 11 de octubre. El artista estará de gira hasta diciembre por más de 15 ciudades de España y por América Latina. Puedes consultar las fechas aquí.