Miguel Ríos dice adiós ante 8.000 personas entregadas

El artista, que cantó sus temas más célebres, aplaudió a su público

La emoción desbordó el escenario creando una corriente formidable de energía entre Miguel Ríos y las 8.000 personas congregadas anoche en el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla. Medio siglo de música, de recuerdos compartidos, de jalones de una vida, de episodios íntimos y sueños frustrados o hechos realidad. Toda una catarata de sentimientos afloró en las cerca de tres horas que duró la última actuación multitudinaria de Miguel Ríos en España. "Cuesta decir adiós cuando se llevan 50 años desarrollando un oficio que más que un oficio es vocación", afirmaba hace unos días el cantante granadino.

Y en algunos gestos emocionados de Miguel Ríos se adivinaba esa vocación, a la vez que su voz sonaba igual de intensa que siempre. Todo un profesional del rock no podía evitar en su mirada la emoción ante miles de personas que agotaron las entradas del estadio, que no pararon de bailar y jalear sus canciones. Hubo un momento en que Miguel Ríos aplaudió al público, formado por varias generaciones, por personas que aprendieron de sus hermanos mayores, de sus novias o de sus padres a entrar en una senda musical llena de energía. Miguel Ríos se despidió en Sevilla de las giras y los conciertos. Con todo, aunque deje de hacer giras, seguirá cantando en iniciativas solidarias para Amnistía Internacional o la ONCE, entre otras organizaciones.

Sus canciones más célebres resonaron en la noche de Sevilla. Memorias de la carretera, Blues del autobús, Santa Lucía, Bye Bye Ríos, Vuelvo a Granada, Maneras de vivir, Sábado en la noche, A todo pulmón, No estás sola, Bienvenidos... Las letras, los ritmos, las melodías, hincadas en el corazón durante años como brotes de entusiasmo o melancolía, fueron coreados y llegaron hasta lo más hondo de muchos. El tante concluyó en Sevilla su gira de despedida, Bye Bye Ríos. Rock hasta el final. La había iniciado hace un año en su ciudad natal, Granada. Al final del concierto llegó la última canción: El himno a la alegría. Hubo una explosión de entusiasmo y un deseo: volver a escuchar a Miguel Ríos. Personas de todas las edades, algunas ataviadas con camisetas en las que ponía Bye Bye Ríos, corearon un himno que invita a vivir y a seguir hacia delante. Y esa mirada hacia el futuro tomó una forma concreta en la energía de Miguel Ríos.

Una imagen del penúltimo concierto de Miguel Rí­os de su gira 'Bye Bye Rí­os' celebrado en el auditorio 'Rocí­o Jurado' de Sevilla.
Una imagen del penúltimo concierto de Miguel Rí­os de su gira 'Bye Bye Rí­os' celebrado en el auditorio 'Rocí­o Jurado' de Sevilla.PACO PUENTES
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción