Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sinde destituye a la directora del Centro de la Memoria Histórica por "pérdida de confianza"

El CDMH reúne la documentación del periodo entre 1936 y 1978, en el que destaca el Archivo General de la Guerra Civil

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha destituido a la directora del Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH) de Salamanca, María José Turrión, por "pérdida de confianza", han confirmado desde el ministerio a este diario. Las mismas fuentes recuerdan que la dirección de este centro es un cargo "político", de libre designación. La decisión de la titular de Cultura se comunicó ayer martes a Turrión. Temporalmente, la dirección del centro la asume su responsable del archivo, Manuel Melgar, quien conoció la noticia un día antes, el lunes. El CDMH reúne la documentación del periodo comprendido entre 1936 y 1978, con el fondo del Archivo General de la Guerra Civil Española como principal núcleo documental.

El 20 de julio fue el último envío de documentos desde el centro a Cataluña (unas 350 cajas según el ministerio y 700 para el centro), en cumplimiento del acuerdo adoptado por el patronato de este organismo y que contó con los votos en contra de los representantes de la Junta de Castilla y León y del Ayuntamiento de la ciudad salmantina.

Esta misma mañana, los hijos del fotógrafo Agustí Centelles, conocido como el Capa español, han depositado en el centro cinco cajas con cerca de 6.400 originales correspondientes a la obra publicitaria e industrial del fotógrafo, a la que se tuvo que dedicar tras ser inhabilitado como fotoperiodista por el Régimen. La dación de los Centelles recoge instantáneas realizadas para empresas como Chupa Chups, Codorníu o Freixenet.

El archivo Centelles ha sido una de las grandes polémicas que ha tenido que afrontar el Centro Documental de la Memoria Histórica y su directora hasta ayer, María José Turrión. El Ministerio de Cultura se lo compró a sus hijos en 2009 por 700.000 euros. La Generalitat continúa reclamando el archivo. Octavi y Agustí Centelles lo vendieron al Gobierno con la condición de que no se moviera del centro de Salamanca, cláusula que firmaron ante notario.

Hoy también se ha sabido la marcha de la directora cultural de la Biblioteca Nacional, Ana Santos, que deja su puesto para hacerse cargo de la Biblioteca de la Universidad Complutense, la mayor de España. La directora de la Biblioteca Nacional, Gloria Pérez-Salmerón, ha asegurado que la "inesperada" renuncia de Santos "no pone en peligro" el tricentenario de esta entidad, que se celebrará a partir de diciembre, "ya que todo estaba cerrado". "La biblioteca pierde un activo importante, Ana ha trabajado muy bien y ha consolidado equipos tanto en la parte de difusión como de publicaciones", ha añadido Pérez-Salmerón, que se ha mostrado comprensiva con la salida de Santos: "Es una oportunidad para ella, entiendo que se vaya y la felicito".

El relevo de Santos queda a la espera de una reunión del equipo directivo de la institución.