Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'mosqueo' de Sean Penn con Terrence Malick

El actor afirma no entender para qué participó en 'El árbol de la vida', el último filme del cineasta

Seguramente estos días Sean Penn se está acordando mucho de Adrien Brody: este último rodó en 1997 la película La delgada linea roja, en la que también participaba Penn. Brody estaba eufórico, había trabajado con uno de los realizadores más legendarios de la historia, Terrence Malick, que volvía a dirigir después de más de dos décadas alejado de la gran pantalla. En teoría, el personaje de Brody era el protagonista de la película. Lamentablemente el día de la premier mundial del filme el actor vio que su papel había sido reducido a la nada. Literalmente: a la nada.

Brody permaneció en su asiento, desconsolado, dolido porque Malick no le había dicho ni pío del proceso porque el que había sido sustituido (en la sala de montaje) por el personaje interpretado por Jim Caviezel. El director trató de compensarle llamando a Spike Lee y recomendando a Brody para interpretar el papel principal en El verano de Sam, la película que -finalmente- convirtió a Brody en un actor popular.

Pues bien, Penn ha tenido el mismo problema. Bien, quizás no el mismo, pero al parecer lo que rodó para la última película de Malick, la extraordinaria El árbol de la vida, no es lo mismo que aparece en pantalla: si el actor dedicó semanas a su trabajo con el director, en pantalla no luce más de cinco minutos en los que además no abre la boca (solo podemos oír su voz en off). El intérprete, famoso por sus ataques de ira y su animadversión por la prensa ha utilizado sin embargo a esta para poner los puntos sobre los íes: "No encontré en la pantalla la misma emoción que tenía el guión, que es el mejor y más magnífico que jamás he leído. Una narrativa convencional y más clara hubiera ayudado al filme sin, en mi opinión, afectar a la belleza de la película o a su impacto. Francamente, aún estoy tratando de averiguar qué hago allí y qué se supone que añadía mi personaje en ese contexto. Es más, el mismo Terry [Malick] nunca pudo explicármelo claramente" comentaba este domingo al rotativo francés Le Figaro el díscolo ex novio de Scarlett Johansson.

Para algunos, como Richard Brody, el escritor y crítico cinematográfico de la revista New Yorker, Penn no ha sabido aceptar que su rol, aunque menor, es clave para entender la película y que su presencia aporta el plus narrativo y visual que el film necesitaba. "Penn no ha entendido que, muchas veces, menos es más" remata Brody.