Entrevista:

Simon Pegg: "Paul' es una carta de amor a Spielberg"

El cómico británico firma junto a Nick Frost una 'road movie' con alienígena 'porrero' incluido

Un extraterrestre que fuma hierba, es aficionado a la cerveza y a los chistes de sal gorda acompaña a la pareja de actores británicos Simon Pegg y Nick Frost en su regreso a la gran pantalla con la comedia alienígena Paul. Después de sus incursiones humorísticas en los géneros de terror y policial (Zombies Party, Arma Fatal), el dúo de cómicos más celebrado por la juventud de Reino Unido produce, firma el guión y protagoniza una enloquecida road movie que transita entre la parodia y el homenaje a títulos legendarios de la ciencia ficción como ET, Encuentros en la Tercera fase o La guerra de las galaxias.

"La película es una carta de amor a Steven Spielberg y a todos esos títulos maravillosos con los que crecimos", subraya Pegg (Gloucester, Inglaterra, 1970) sobre una cinta que, si bien rodada en Estados Unidos y bajo la dirección del americano Greg Mottola, define como un producto tan británico como sus dos promotores. Junto a su gran amigo Frost (Essex, 1972), colega en varias series humorísticas además del celuloide, encarnan a un par de frikies ingleses del cómic y del mundo alienígena, que se ven envueltos en una historia rocambolesca al tropezar con un ser de otro planeta que responde al nombre de Paul. El extraterrestre acaba de escaparse de una base militar de alta seguridad y les arrastrará en su huída de los agentes federales y de una implacable representante del estamento militar, interpretada por Sigourney Weaver (la inolvidable Ellen Ripley de la serie fílmica Alien), quien satiriza con este papel su propio estatus de icono de la ciencia ficción.

Más información
Desencuentros en tercera fase

Integran el resto del elenco los estadounidenses Jason Bateman, Jeffrey Tambor, Blythe Danner y la emergente Kristen Wiig (Bridesmaids), hilarante en el rol de la hija de una fundamentalista cristiano, a la que el dúo protagonista secuestra accidentalmente. "La presencia de Paul representa una contradicción con los valores creacionistas y cierta noción de la fe y la divinidad", explican Pegg y Frost, quienes juegan en el filme con el contraste entre dos ingleses un punto excéntricos y la fisonomía humana de la América profunda, ultrarreligiosa y apasionada de las armas. "Apelamos a las audiencias inteligentes, más que a los aficionados a la comedia obvia", aseguran sobre un producto de humor algo más sutil que sus anteriores propuestas. A pesar de la impronta británica, creen que la cinta también hará reír al público americano, "porque en el fondo somos menos diferentes de lo que la gente cree".

Los dos actores replican en Paul esa química que les ha granjeado un nicho de fans también en Estados Unidos -país en el que ruedan juntos por primera vez-, aunque en esta ocasión es el pequeño personaje procedente del espacio el que acaba robando la función. El actor Seth Rogen (un asiduo de las comedias de Judd Apatow) perfila con su voz el carácter grosero y vividor del alienígena Paul, que ha sido creado con herramientas digitales y, por tanto, fue el gran ausente en el plató de rodaje. Una vez insertado en la pantalla, aparece paradójicamente como el personaje más inteligente del filme o, en palabras de Pegg, "el más humano".

Fotograma del filme 'Paul'
Fotograma del filme 'Paul'
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS