Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres expone al Miró más experimental

El Tate Modern ofrece hasta el próximo 11 de septiembre más de 150 obras del pintor, desde sus primeros cuadros hasta las creaciones abstractas del final de su vida

La gran retrospectiva del pintor barcelonés Joan Miró que se exhibirá en la Tate Modern de Londres a partir del jueves presenta al público internacional una de las figuras clave del arte en Cataluña y las Islas Baleares durante el siglo XX.

"Buena parte de la cultura catalana y balear contemporánea vive de reflexiones, raíces y herencias de Miró", ha dicho hoy a Efe Vicenç Villatoro, presidente de la fundación Ramon Llull, una de las entidades que participa en la organización de la muestra. "Lo más importante es relacionar a un autor que está presente en el imaginario de todo el mundo con una matriz cultural que se mantiene viva. La cultura catalana continúa dando, quizás no otros Miró, pero sí expresiones en literatura, pintura y artes escénicas", ha afirmado Villatoro durante su visita a la exposición, en vísperas de su inauguración oficial al público.

El consejero de Presidencia del Gobierno balear, Albert Moragues, ha destacado a Miró como "el gran pintor" de Mallorca, ya que eligió vivir en la isla, con la que le unían fuertes lazos familiares los últimos 30 años de su vida, buena parte de la época del "exilio interior" en el que el artista se encerró en su propia obra.

El recorrido propuesto por la Tate a través de más de 150 trabajos del pintor ofrece una amplia visión de su trayectoria vital, desde sus primeros cuadros, en los que se refleja la afinidad de Miró con la tierra donde estaba su casa familiar, en Mont-Roig (Tarragona), hasta los grandes trípticos abstractos del final de su vida. Uno de los expertos de la galería Marko Daniel ha indicado que la identidad catalana del artista es un "proceso complejo" que fue variando a lo largo de los años, y ha recordado una afirmación del pintor quien aseguraba que prefería morirse de hambre en París que ahogarse en la atmósfera de la Barcelona de entonces.

La exhibición, que se podrá visitar hasta el 11 de septiembre, descubre a un Miró comprometido con su tiempo y evidencia la relación entre su pensamiento político y su evolución artística. Tras la Guerra Civil española, con el inicio de la dictadura franquista, el estilo de Miró sufre un cambio profundo, sus colores se hacen más duros y los trazos son más enérgicos y violentos. A medida que el régimen de Franco se enquista en España, el pintor comienza a enfrentarse a la realidad y a construir una paralela a través de su obra.

"Su vida pictórica está ligada a la política. Aquí se ve muy bien el recorrido por los momentos previos a la caída de la monarquía en España, la época de la República, la Guerra Civil, y después el exilio interior que significó su estancia en España a pesar de estar Franco en el Gobierno", ha relatado el consejero balear.

"Esta es la gran exposición de Miró, y será difícil que se repita en los próximos 50 años", afirma Moragues, quien explica además que más de la mitad de las obras reunidas en la Tate Modern provienen de coleccionstas privados. Villatoro ha anunciado por su parte un ciclo paralelo a la exhibición de actividades culturales en Londres relacionadas con la cultura catalana que incluirán danza, teatro, música y artes visuales.