Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudios le amargan la fiesta a las salas de cine

Cuatro de los grandes, Sony, Warner, Universal y Fox, confirman su intención de poner en marcha en breve una nueva fórmula para ofrecer películas de estreno en los hogares 60 días después de su llegada a las salas

La CinemaCon (o ShoWest como se llamaba hasta este año) es la fiesta de los exhibidores. Ese momento donde son los dueños de las salas de cine quienes se sientan en el patio de butacas para que Hollywood los entretenga y les borre el amargo recuerdo de una taquilla en declive. Cuando los estudios se bajan los pantalones y traen a sus mejores estrellas para asegurar a los exhibidores que lo mejor está por llegar aunque en lo que va de año lleven perdidos 500 millones de dólares (casi 353 millones de euros) en la taquilla estadounidense en comparación a la primavera pasada. Que los grandes estrenos del verano suplirán con creces ese bache, especialmente gracias a los 40 títulos en 'glorioso' 3D, y que Hollywood no sería nada sin esa institución centenaria llamada salas de cine. Así lo dijo literalmente Jack Black cuando el lunes les dio la bienvenida a la convención en el Hotel Caesar's Palace de Las Vegas prometiendo a cada uno de los exhibidores allí presentes un masaje de pies como agradecimiento por haber hecho de él una estrella. Steven Spielberg, James Cameron o George Lucas le secundaron reafirmando a los exhibidores que el cine "es un arte social" mientras John Lasseter, Michael Bay o Cameron Crowe se ponían tiernitos en alta definición recordando desde la gran pantalla sus primeras experiencias cinematográficas en la sala oscura.

"No hay nada mejor que ver una película con público", insistió el vicepresidente de los estudios Paramount, Rob Moore, intentando borrar del recuerdo de los exhibidores ese 20% que ha caído la taquilla estadounidense en lo que va de año. Y Christopher Dodd, el nuevo jefe de la Asociación de Cine estadounidense que agrupa a los principales estudios de Hollywood, intentó levantarles el ánimo prometiéndoles una nueva cruzada contra la piratería.

Pero para la conclusión hoy de la feria anual de los exhibidores, la puñalada estaba clavada. Cuatro de los grandes, los estudios Sony, Warner, Universal y Fox, confirmaron en un comunicado su intención de poner en marcha entre abril o mayo una nueva fórmula de vídeo on demand ('a la carta') capaz de ofrecer películas de estreno en el confort del hogar tan sólo 60 días después de su llegada a los cines. La primera de ellas, Unknown, del español Jaume Collet-Serra. Fue una declaración de guerra en toda regla. "Los estudios han tomado su decisión en lo que creen su mejor interés. Los exhibidores harán lo mismo", afirmó la asociación de exhibidores en otro comunicado distribuido al cierre de esta edición de la CinemaCon. La vida media de una película en salas viene a ser de 8 semanas donde el 40% de la taquilla de un filme se amasa el primer fin de semana. Pero el porcentaje para el cine aumenta a medida que el filme se mantiene en sala, razón por la que los exhibidores quieren defender esos cuatro meses de distancia que hasta ahora protegían un estreno cinematográfico de cualquier oferta en DVD, Blu-Ray o vídeo on-demand. Por contra, los estudios ven con buenos ojos ese 80 por ciento de beneficios que se asegurarían con esta nueva oferta que acercará el cine a los hogares con más rapidez.

La batalla no ha hecho más que empezar. Los exhibidores han amenazado con boicotear el estreno en sala de aquellas películas que se ofrezcan con excesiva rapidez en otras plataformas. ¿Pero quién se va a negar a estrenar la última entrega de Harry Potter, el próximo Sherlock Holmes o la continuación de Resacón en Las Vegas, algunos de los puntales que Warner -uno de los estudios traidores- piensa estrenar este año y con los que la taquilla podría remontar esa marcada caída?

Disney animó a los exhibidores mostrándoles un Cars 2 que huele a dinero seguro lo mismo que su nueva Piratas del Caribe y prometiendo para el 2012 ese esperado Los Vengadores y la precuela de Monsters Inc, titulada Monsters University. Paramount y DreamWorks también hicieron lo propio mostrando el poderío de Kung-Fu Panda 2, las carnes de Chris Hemsworth en Thor y las primeras imágenes de uno de esos estrenos tan secretos como comentados como es Super 8, el nuevo filme de JJ Abrams, mezcla de ET y Monstruoso. Como aseguró Todd Phillips, director de Resacón en Las Vegas, a los exhibidores: "Yo estoy de vuestro lado". "Si quisiera hacer películas para televisión dirigiría televisión", insistió ante una sala abarrotada de exhibidores contentos con los contenidos de Hollywood pero muy preocupados con su futuro. Claro que siempre les quedarán las palomitas, a estas alturas su principal fuente de ingresos a juzgar por los últimos informes del mercado que hablan de unas salas que venden a una audiencia cautiva unos paquetones que les cuestan unos 10 céntimos de euro por una media de cuatro euros por bolsa.