Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las catedrales del siglo XXI

Entre los seis finalistas del Premio de Arquitectura Mies Van der Rohe, que concede la UE, destacan tres museos

Son las seis mejores obras de arquitectura de Europa construidas en los dos últimos años. O, por lo menos, están entre las más destacables de las 340 que fueron seleccionadas por un jurado internacional. El Premio Mies Van der Rohe 2011, que concede la UE cada dos años, ha dado a conocer hoy los seis edificios finalistas que optarán al primer premio, dotado con 60.000 euros: El Neues Museum de Berlín, de David Chipperfield, el Teatro Bronks, en Bélgica (MDMA), de Martine de Maeseneer; el Museo Nacional de Arte del siglo XXI (MAXXI), en Roma, de Zaha Hadid; el Concert House Danish Radio Copenhagen, Dinamarca, de Jean Nouvel; el Museo de la Acrópolis, en Atenas, de Bernard Tschumi y el Centro de Rehabilitación Groot Klimmendaal, en Arnhem (Países Bajos), del equipo Architectenbureau Koen van Velsen.

Entre los seis finalistas, ningún español. Según Hortet no es ningún drama, a pesar de que en anteriores convocatorias siempre sobresalía alguno

"Todas las obras son de enorme interés", declara Lluis Hortet, director de la Fundación Mies Van del Rohe. "Hay unos más simbólicos que otros, como los museos, que son nuestras catedrales, que se mezclan con otros más funcionales. En todo caso coinciden en que todos los proyectos se han realizado con presupuestos más ajustados que en épocas anteriores", matiza Hortet.

La variedad en estos edificios finalistas se refleja desde una intervención "muy compleja y contemporánea" realizada sobre un proyecto ya antiguo, como en el Museo de Berlín; otra obra ex novo, pero en un contexto único, como es la Acrópolis en Atenas; o en un espacio más abierto y contemporáneo (Maxxi, en Roma); otros, que tiene que atender a cuestiones muy técnicas, como el Auditorio Danish Radio Copenhagen, territorio que su autor, Jean Nouvel, ya transitó con anterioridad en el Auditorio de Lucerna. Esyán, además, dos obras que tiene que ver más con la vertiente social y de equipamientos dentro de un contexto urbano, como es el Teatro Bronks, en Bélgica, y el Centro de Rehabilitación Groot Klimmendaa.

Entre estos seis finalistas de estos prestigiosos premios, ningún proyecto español. Según Hortet no es ningún drama, a pesar de que en anteriores convocatorias siempre sobresalía alguno. "Es normal que unos años destaquen más unas latitudes que otras. Italia, de gran tradición arquitectónica ha tenido muchos años de sequía, mientras que España y Portugal acaparaban todo. Este año no, pero los vaivenes viéndolos en perspectiva son normales", según el director de la Fundación.

Entre los ganadores de otras ediciones figuran el Musac, de León, de Muñón y Mansilla; la Embajada de los Países Bajos en Berlín, de Rem Koolhaas y Ellen van Loon (OMA); el aparcamiento y terminal de Hoenheim Norte, en Francia, de Zaha Hadid o el Kursaal, en San Sebastián, de Rafael Moneo. Habrá que esperar al 20 junio para saber qué edificio será elevado al altar de los Mies Van der Rohe en esta nueva edición.