Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fotografía bohemia de Ida Kar reclama su papel

Una exposición en la National Portrait Gallery de Londres recupera su obra

Ida Kar falleció en 1974 y su nombre se fue diluyendo poco a poco en el tiempo. Fotografió a Iris Murdoch, a Ionesco, Henry Moore, Braque, Sartre, Shostakovich, Bertrand Russell, T.S. Eliot, André Breton, Doris Lessing, Bridget Riley, Ivon Hitchens o Fidel Castro, entre otros célebres rostros del siglo XX. Sus retratos cuentan una época, la de posguerra, y un mundo, la bohemia intelectual europea, concretamente la londinense, donde Kar fue una conocida figura.

Inauguró en 1960 la primera exposición de fotografía individual realizada en una galería londinense, la Whitechapel Art Gallery, y aquello se convirtió en un acontecimiento. Medio siglo después el nombre de Ida Kar es desconocido para la mayoría, por eso la National Portrait Gallery de Londres le dedica desde el jueves y hasta el 19 de junio una importante retrospectiva en las que se reúnen casi un centenar de obras que pretenden recuperar la mirada de una mujer que fue símbolo de la bohemia de su época. Su comisaria, Clare Freestone, apunta en sus notas: "Ida Kar fue una gran retratista y una figura cosmopolita y fascinante que documentó la escena cultural de la posguerra".

Nacida en Armenia, vivió en El Cairo con su primer marido hasta que se trasladó a Londres con el segundo, el artista y crítico Víctor Musgrave. Él abrió una galería (Gallery One) y ella (que había estudiado en París y que conocía bien las vanguardias) ya era conocida en el mundo de los pintores, escultores y escritores de la época a los que lograba embaucar para lograr los retratos que buscaba. En Cuarenta artistas de París y Londres expuso buena parte de sus trabajos. La especialista Margaret Drabble explicaba esta semana en una columna de The Guardian que aunque Kar fue una mujer moderna, difícil y temperamental, "tuvo que luchar para que la tomaran en serio". Paradójicamente, añade Drabble, supo ver mucho mejor la esencia masculina que la femenina. Cuando una vez le preguntaron por su escaso interés a la hora de retratar mujeres, dijo: "Fotografío gente famosa, y la mayoría de la gente famosa son hombres. Las bellezas me dejan fría".