Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabella Rossellini y el porno verde

El museo de Historia Natural de Londres proyecta ocho cortos sobre la vida sexual de los animales dirigidos y protagonizados por la hija de Ingrid Bergman

Isabella Rossellini es capaz de transformarse en un pato, una gamba, un salmón o una mosca con una facilidad pasmosa. Cuenta con la ayuda de Rick Gilbert y Andy Byers, dos artistas que le confeccionan unos preciosos y delicados disfraces realizados en su mayor parte con papel y que le sirven a la hija de Ingrid Bergman para sumergirse en el lado más sensual del mundo animal.

Vestida de color salmón, la actriz nada contra una corriente imaginaria y grita a los cuatro mares: "aquí están mis huevos... ¡Envuélvelos con tu esperma!". Así lo hace en el episodio El salmón, incluido dentro de una serie de cortos cinematográficos con los que la actriz, -que también dirige las cintas- quiere dar a conocer las costumbres de cortejo y la vida sexual de los animales. El actor Robert Redford, creador e impulsor del festival de cine de Sundance, llamó a Rossellini puesto que sabía que la actriz quería comenzar a dirigir sus propios proyectos. Le dio un pequeño presupuesto para que hiciera tres capítulos piloto de una serie titulada Green Porno (Porno verde) y la actriz aceptó el reto. Tuvo éxito. Redford y Sundance aprobaron el material y la cosa terminó en 28 episodios que se emitieron a través de Sundance Channel en Internet.

De esta manera lo cuenta la exmujer de Martin Scorsese en una entrevista concedida al periódico inglés The Guardian. El motivo: el museo de Historia Natural de Londres proyectará ocho de esos cortometrajes dentro de una exposición titulada Naturaleza Sexual que se inaugurará la semana que viene.

Cada uno de los cortos tiene una duración de entre 90 segundos y tres minutos y comienza con un primer plano de la protagonista de Terciopelo azul diciendo "Si yo fuera..." y el animal del que versará cada capítulo. "Quiero que la gente se ría al tiempo que aprende. Todos los animales nos son familiares, pero la idea es conseguir que cuando ves un estanque de patos los observes sabiendo algo más acerca de ellos", asegura la actriz que ha contado con la colaboración de John Bohannon, un científico que escribe para la revista Science y el biólogo marino Claudio Campagna, que trabaja para el zoo del Bronx, para escribir los guiones.

Tras la primera experiencia con la serie Green Porno, una empresa se interesó en esponsorizar el material, pero con la advertencia de que no lo harían si la palabra porno estaba en el título, así que Rossellini decidió cambiar el nombre por Seduce Me y vender el nuevo producto como una serie de minidocumentales sobre los rituales de los cortejos amorosos de los animales. "Pero aunque quitamos la palabra que podría ser ofensiva, continuamos sin financiación", asegura la directora.

Cuando a la actriz se le pregunta cuál es el animal que ella considera que tiene la vida sexual más interesante afirma: "La hembra del pato tiene una vagina muy interesante. Tiene una gran cantidad de conductos vacíos, como un laberinto. Las hembras, muchas veces, son violadas por un grupo de machos. Ellas pueden decidir a dónde va el esperma. Si algún pato le gusta para ser el padre de sus pequeños, entonces ella es capaz de decidir llevar su esperma hacia el conducto que fecunde los óvulos; y si el pato no le gusta, pues lo difiere a un conducto que no lleva a ninguna parte".