Rumer, la nueva revelación del pop (serio) inglés

La cantante apadrinada por Burt Bacharach presenta su primer disco Seasons of my soul

Rumer tuvo la suerte de ser casi un canto rodado. Australia, Tasmania, Sudáfrica y Pakistán, donde nació, han sido lugares de residencia para esta cantante durante toda su vida. Fue la más joven de siete hermanos y creció sin televisión ni periódicos, así que junto a sus hermanos, el ocio infantil se reducía a componer y cantar canciones. "Un panorama extraterrestre. Nuestro universo no estaba definido por nada excepto por nosotros mismos", ha declarado la cantante.

Fue su hermano mayor el que le regaló su primera guitarra y, en aquella especie de colonia de expatriados en la que se crió en Islamabad, aprendió a tocarla ella solita y dice que ha sido con esa misma guitarra con la que ha compuesto todos los temas de su primer disco Seasons of my soul. Pero una de las señas de identidad de esta mujer, de 31 años, es su voz que ha heredado la suavidad y la limpieza de Karen Carpenter de The Carpenters y el alma transparente de Dusty Springfield. Todo ello con una imagen que se aparta casi voluntariamente de los cánones establecidos en el mundo del pop de lo que debería ser una superviva al estilo Madonna, Lady Gaga o Christina Aguilera, por poner tres ejemplos. Pareciera que Rumer supiera que su máximo valor fueran sus composiciones y su voz y abominara de demás complementos de mercadotecnia tan de moda en las listas de éxitos en estos días.

Esta forma de afrontar la vida se fraguó cuando la familia de Rumer volvió al Reino Unido para asentarse. Aquella adolescente que no había visto la televisión en su vida cayó rendida ante la magia de los musicales en Technicolor. Descubrió que en el mundo de las canciones que tanto le gustaban había un camino de baldosas amarillas que terminaba en la figura de Judy Garland a la que idolatró casi desde el principio. Así que se hizo adicta a las películas antiguas, su estética y sobre todo el rumor de sus bandas sonoras. En canciones como Slow o Come to me high se pueden adivinar estos mimbres. "Mis canciones tienen elementos de la tradición folk, que es la música con la que crecí. Pero cuando empecé a escribir con mi guitarra, tenía una tendencia a combinarlo con esos acordes épicos, cinematográficos...Siempre estoy buscando una melodía elevada, romántica. Básicamente quería escribir la banda sonora de Hedy Lamaar bajando las escaleras en espiral".

Tras la muerte de sus padres, Rumer tuvo que buscarse la vida. "Me movía por el sur de Londres, haciendo cualquier trabajo que se pueda imaginar; camarera, profesora, peluquera, camarera de hotel, vendedora de palomitas de maíz...y también trabajaba en la tienda Apple de Regent Street donde reparaba Ipods rotos". Mientras, durante una década las noches se reservaban para tocar en directo en todos los locales que le quisieron dar la oportunidad. Una vida dura de la que es difícil no salir corriendo.

La suerte de Rumer cambió cuando conoció al compositor de musicales Steve Brown (It?s a wonderful life, Spend, spend, spend) que estaba viendo un concierto en el club Cobden de Kensal Rise, donde su hijo tocaba el bajo con su grupo. "Vi a esa chica nerviosa con su guitarra y me temí lo peor. Después de 10 segundos, estaba anonadado", ha declarado el músico.

La calidad del primer disco de la artista llevó a que alguien de la oficina de Burt Bacharach marcase el número de teléfono de la artista para comunicarle que el propio Burt había quedado tan alucinado con Seasons of my soul que quería preguntarle a la cantante si estaría dispuesta a ir a casa del mítico compositor y productor a tocar para él. Se plantó en Malibú y cantó una de las canciones de Bacharach para Bacharach, Some Lovers. Cuando volvió a Londres, llevaba en la maleta un encargo de quien había sido su anfitrión en Estados Unidos: grabar esta canción con una gran orquesta.

Seasons of my soul es un disco tan especial que ha merecido una calificación de cinco estrellas por la revista MOJO que llega a comparar a la artista con la mismísima Carole King. Nosotros ofrecemos el nuevo vídeo de su canción Slow. La decisión de dejarse llevar por la voz de esta nueva estrella es sólo de ustedes.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50