Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El arquitecto y escritor Gustavo Nielsen, Premio Clarín de Novela

La obra premiada se titula 'La otra playa', una historia que "pertenece a los géneros fantástico y romántico"

Una novela "arriesgada, original y atrevida", según palabras de Rosa Montero, miembro del jurado, se llevó el XII Premio Clarín de Novela, dado a conocer el pasado miércoles por la noche (madrugada hora española) en un acto multitudinario en Buenos Aires. La obra se llama La otra playa y el autor, Gustavo Nielsen, un arquitecto de 47 años, que ya ha publicado otros ocho libros. El premio Clarín, dotado con 100.000 pesos (unos 20.000 euros) es uno de los más prestigiosos de Argentina e incluye su publicación por la editorial Alfaguara (del Grupo Prisa, editor asimismo de El País). La novela premiada en esta ocasión pertenece a los géneros fantástico y romántico y parte del acuerdo entre un padre moribundo, un fotógrafo que ha sufrido un accidente de tráfico, y su hija de volver para contarle cómo se vive la muerte. Los dos quedan en la casa de la playa.

Nielsen, que se encontraba en el acto, como los dos finalistas que obtuvieron menciones, Deborah Mundani y María Inés Krimer, escuchó, entre emocionado y asombrado, las razones del jurado para concederle el premio. El sonido constante de su teléfono móvil, que no paró de sonar y que él no acertaba a sacar del bolsillo ni a callar, marcaron su nerviosa y agradecida intervención. Los dos miembros del jurado, el escritor argentino Eduardo Cozarinsky y el periodista y escritor español Juan Cruz, resaltaron el placer de la lectura de La otra playa. "Estamos ante una buena novela y ante el relato de un sueño", mantuvo Juan Cruz.

Nielsen es un escritor muy conocido, no solo por su amplia obra, sino también por el sonado pleito judicial que mantuvo contra la editorial Planeta por haber dado el premio en 1997 al también escritor argentino Ricardo Piglia, por una novela, que a su juicio no debió concurrir por figurar en el catálogo de la editorial. Nielsen había optado al galardón en aquella ocasión.

Clarín entregó también su premio Ñ a toda una trayectoria cultural, que fue recibido por Carlos Gorostiza, "un hombre que contribuyó a la refundación del teatro argentino": Gorostiza, que tiene 90 años y que subió ágilmente al escenario, fue uno de los impulsores del Teatro Abierto, un movimiento que nació en plena dictadura militar y que se convirtió en un símbolo de resistencia cultural.

Los convocantes del Clarín rindieron homenaje a la figura del Premio Nobel portugués, José Saramago, que fue presidente del jurado en las cinco ediciones anteriores, y que murió en junio de este año en España. Su viuda, Pilar del Río, envió un mensaje grabado en el que recordó el afecto de Saramago por Buenos Aires y algunos rasgos de su vida. "Saramago", dijo, "era el hombre mas empeñado en modificar el mundo que he conocido".

La fiesta que acompañó a la entrega de los premios contó con la intervención de la actriz y cantante Soledad Villamil (la maravillosa juez de El secreto de sus ojos, Oscar a la mejor película extranjera 2010). Villamil cantó su magnifica versión de La canción y el poema (http://www.youtube.com/watch?v=t0fvKjjB-9E).