Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frears: "Nadie mejor que mi hija para representar a una joven difícil"

El cineasta satisfecho de volver a Sevilla, donde rodó 'The hit'

El director británico Stephen Frears, responsable de títulos como Las amistades peligrosas y The queen, ha mostrado su satisfacción por regresar a una "ciudad maravillosa" como Sevilla, en la que rodó en 1983 el drama criminal The hit (La venganza).

La presencia de Frears estuvo acompañada por la proyección de Tamara Drewe, que cuenta el regreso de una joven periodista a su localidad natal, el pueblo de Dorset, para vender la casa en la que nació, y cómo su vuelta provoca una "especie de conmoción" en esta población de la campiña inglesa.

El filme está inspirado "libremente" en la novela de Thomas Hardy Far from the madding crowd (Lejos del mundanal ruido), un libro que Frears ha confesado "amar", por lo que pensó que sería "un placer absoluto" rodar la película, un trabajo que ha definido como "fácil" y en el que no se ha sentido "amenazado".

El cineasta ha explicado que el carácter "refrescante" de su película, que percibió al leer el guión, proviene de que lo que se cuenta en ella es "la vida real" y sus personajes son de la "clase media", algo que en el cine británico, ha dicho, "parece que da reparo, sólo se hacen películas de las clases altas u obreras".

Ha explicado que eligió a su hija Lola para interpretar el papel de "hija difícil" porque para eso "nadie mejor que la mía" y ha mostrado su extrañeza ante la falta de rebeldía de los jóvenes de hoy en una situación de crisis como la actual, para recordar que él pertenece "a una generación en la que todos éramos rebeldes".

Ha resaltado el carácter "realista" del cine europeo, que habla sobre el "día a día" y tiene mucho más que ver con la realidad que el americano, del que considera que sólo se acercó a ella en los años 50, y ha explicado que él ha aprendido la historia de Europa "a través de sus películas".

Ha recordado cómo cuando era niño las únicas películas que se podían ver eran las que ofrecía el cine, algo que ha comparado con la "amplitud de acceso" de la época actual, en la que "la gente puede ver cualquier cosa", algo que considera que ha "devaluado" el valor de este arte.

Frears se ha declarado "muy honrado" por recibir el Premio de Honor Internacional del Festival, que le ha sido concedido por su "maestría, originalidad y compromiso social al afrontar siempre con éxito los diferentes géneros cinematográficos, situándose entre los directores más queridos y admirados internacionalmente".