Fotografías que hacen reflexionar

El CCCB expone 170 imágenes premiadas con el World Press Photo 2009

"Muerte al dictador", "Dios es el más grande", gritaban una y otra vez las mujeres de Teherán desde las azoteas de sus casas contra el presidente iraní Ahmadinejad, tras las elecciones de junio de 2009. Las imágenes de la protesta que el fotógrafo italiano Pietro Masturzo captó desde su hotel donde estaba recluido por las autoridades del país que, además, le habían quitado las tarjetas de su cámara, fueron premiadas con el World Press Photo 2009, considerado el más famoso de fotoperiodismo, por la calidad de sus imágenes y el debate y la crítica que generan cada uno de los trabajos presentados. El año pasado, unos 6.000 fotógrafos, 195 españoles, enviaron más de 100.000 imágenes al concurso.

"Las fotografías de Masturzo no son de máxima calidad, pero sí la protesta lenta y relajada que reflejan y que conmueven desde el punto de vista visual y emocional", explicó el holandés Eric de Kruift, representante de la World Press Photo Project durante la presentación de las 170 imágenes ganadoras de estos premios que forman parte de la exposición que puede verse en el CCCB entre mañana jueves y el 8 de diciembre. "La exposición es un aparador para los mejores fotoperiodistas del momento, ya que muchas de las imágenes están censuradas por los gobierno y los medios. Sus fotografías nos informan, nos emocionan y, sobre todo, nos invitan a reflexionar sobre nuestra sociedad", según Kruift.

El conflicto palestino y los efectos de las guerras de Irán y Afganistán, con imágenes de soldados americanos mutilados tras su paso por el conflicto; las consecuencias de la droga en Chile, México y Guinea Bissau o la violenta lapidación de un hombre en Somalia, ofrecen algunas de las imágenes más crudas de la exposición. "La cámara es la única arma del fotógrafo para denunciar situaciones como estas", asegura Kruift. Hay otros temas menos violentos, como la anorexia juvenil o los problemas de género en la adolescencia, la toma de posesión de Obama, una jornada con el ciclista americano Lance Armstrong o la vida cotidiana en África lejos de los tópicos de hambre y miseria.

"En el fotoperiodismo siempre han predominado los hombres y de hecho, de los 60 fotógrafos que exponen este año, sólo 12 son mujeres, pero lo que si sorprende es la juventud de muchas de ellas, ya que hay tres autoras que apenas sobrepasan los veinte años", explica Kruift. Las imágenes, que podrán verse en 80 ciudades de 40 países de todo el mundo, llegan a Barcelona gracias a la Fundacion Photographic Social, que pretende superar la cifra de 35.000 visitantes del año pasado. Según su directora, Silvia Omedes, este año, como en la edición anterior, "la venta de entradas hace posible que World Press Photo visite de nuevo la ciudad, ante la falta de patrocinadores".

En la exposición no se exponen las series completas enviadas por los fotoperiodistas, pero si es posible hacerlo en la web de la fundación holandesa: http://www.worldpressphoto.org/donde, además, se pueden consultar el archivo de imágenes recopiladas a lo largo de los 55 años de actividad.

Premio a la mejor fotografía del World Press Photo 2009. El 12 de junio de 2009 tuvieron lugar las elecciones presidenciales iranís,  y los resultados fueron duramente contestados por la población. Todas las noches, cuando las calles estaban vacías, gritos de "muerte al dictador" y de "Alá u akbar" (Dios es grande) retumbaban por Teherán: era la llamada para los disidentes  contra Ahmadinejad y el régimen desde las azoteas de sus casas. Un acto profundamente simbólico recalcado en los gritos de "Alá u akbar" usado ya contra la Monarquía durante la Revolución Islámica en 1979. Las fotografías premiadas en el Word Press Photo 2009 llegan el próximo 7 de mayo y hasta el día 27 al Aquarium Finesterrae.
Premio a la mejor fotografía del World Press Photo 2009. El 12 de junio de 2009 tuvieron lugar las elecciones presidenciales iranís, y los resultados fueron duramente contestados por la población. Todas las noches, cuando las calles estaban vacías, gritos de "muerte al dictador" y de "Alá u akbar" (Dios es grande) retumbaban por Teherán: era la llamada para los disidentes contra Ahmadinejad y el régimen desde las azoteas de sus casas. Un acto profundamente simbólico recalcado en los gritos de "Alá u akbar" usado ya contra la Monarquía durante la Revolución Islámica en 1979. Las fotografías premiadas en el Word Press Photo 2009 llegan el próximo 7 de mayo y hasta el día 27 al Aquarium Finesterrae.PIETRO MASTURZO
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS