Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leves caricias de miel y flamenco

Las Migas presenta su primer trabajo discográfico, 'Las reinas del matute', en Madrid

En la presentación de su primer disco en Madrid, Las Migas no eligieron anoche interpretar Caricias de sal. Sin embargo, la voz de Silvia Pérez, protagonista absoluta del concierto, sí ofreció sus leves caricias de miel. Arropada por sus compañeras, visiblemente nerviosas, y por el contrabajo de Paco Weht y las percusiones de Carlos Cortés, la cantante llevó anoche, en un mano a mano con el violín de su compañera Lisa Bause, el peso del recital ofrecido en la sala Galileo.

No era la de anoche su primera actuación en la capital, pero sí la primera con disco bajo el brazo, Las reinas del Matute. Las Migas estaban nerviosas, según explicó la cantante. Quizás para espantar estos nervios quisieron comenzar con un tema conocido, su visión de Los cuatro muleros que trajo un sabor añejo que continuó con La Tarara, una tarara que se movía entre tanguillos y el staccato. Pero los nervios no se fueron.

Después hicieron casi todo el repertorio recogido en su primera incursión discográfica, Las reinas del matute, que incluyó la canción que han elegido como sencillo promocional, Perdóname luna, y su excelente visión de

María la portuguesa, el fado compuesto por Carlos Cano, con una calurosa acogida por parte del público, que aplaudía entusiasmado las interpretaciones más flamencas, como los tangos y fandangos, acompañados además por las castañuelas de la sevillana del grupo, la guitarrista Marta Robles.

La música de estas cuatro intérpretes oscila entre la fuerza y la caricia, las cadencias y el arrebato. Pero el de anoche fue un concierto conforme al guión marcado por el disco. Quizás un poco más de frescura, de espontaneidad les hubiese acercado a la excelencia. Silvia Pérez tiene una gran voz, una voz que suena a otro siglo, al paso de la aguja por los surcos de los discos de pizarra, y dado que fue la protagonista absoluta de la noche podría haberla exhibido algo más.

Para dejar un buen sabor de boca en Madrid, cerraron con otra versión, la de los Tangos de la Repompa, y un bis flamenco: la rumba A mí me envuelve el aire, cuya letra firma Antonio Romero, y el popular Garrotín.

Reseña del disco de Las Migas, Las reinas del matute, en el blog de flamenco Por Bloguerías.