Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Setmana del Llibre en Català apuesta por el Onze de Setembre

La escritora Maria Barbal recibirá el Premio Trayectoria en reconocimiento a su literatura y su labor a favor de la cultura catalana

Es nueva pero celebra este año su 28ª edición. Ha cambiado de fecha, de espacio y de espíritu. Tras su errático peregrinaje de los últimos años (plaza de Catalunya, avenida de la Catedral y Sant Cugat del Vallès en 2009), parece que por fin la Setmana del Llibre en Català llega a buen puerto. Para empezar tiene 10 días, del 10 al 19 de este mes; se instala en el parque de la Ciutadella, donde contará con amplios espacios, en los que habrá más de 30.000 libros y donde se celebrarán más de 200 actos.

El cambio de fecha (antes se hacía en febrero o marzo) se debe al deseo de los organizadores de vincularla a la Diada Nacional de Catalunya. Lo explicó ayer Albert Pèlach, presidente de la Setmana. "El Onze de Setembre es una fiesta reivindicativa, pero cada vez más cultural. La Setmana se quiere sumar a esta afirmación de catalanidad". Y más. "Queremos que se convierta en un nuevo Sant Jordi. En la Diada, regala un libro, podría ser un nuevo lema". Jordi Martí, el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, añadió: "La Diada es una fusión de tradición, de política y de cultura y ahora se suma la Setmana. Es bueno que la capital editorial en dos lenguas tenga una gran fiesta de celebración, un Sant Jordi de la literatura y la lengua catalana".

El encuentro se abre el próximo viernes a las cinco de la tarde. Una hora más tarde la inaugurarán el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el Alcalde de Barcelona. Marcel Casellas interpretará un relato musical sobre las jornadas. Luego, la fiesta: lecturas de las obras que se representarán en el Teatreneu y la Almería; Sensualitats, un recital de Mercè Sampietro; un concierto recital de Cescl Freixas y David Caño; una cena literaria y así hasta las doce de la noche.

Premio a Maria Barbal

El sábado 11 de septiembre, en el que al otro lado de la Ciutadella se celebrará la Diada, se prevé personal a tope. Pero, como dicen los organizadores, bienvenido sean los lectores (y compradores).

La escritora Maria Barbal recibirá el Premio Trayectoria en reconocimiento a su literatura y su labor a favor de la cultura catalana. Barbal publicó Pedra de tartera, una revelación, en 1985. Le siguieron Càmfora, País íntim, Carrer Bolívia, Bella edat o Emma. El galardón, que han recibido entre otros autores, Quim Monzó, Josep Palau i Fabre, Emili Teixidor, Josep Maria Castellet y Teresa Pàmies, se le entregará el martes 14, en un acto en el que conversará con Carme Arenas, filóloga y especialista en su obra.

Uno de los atractivos de esta nueva Setmana, son los amplios y agradables espacios que ocupará en la Ciutadella: La librería. Una carpa enorme, que los asistentes encontrarán de frente, entrando por el paseo de Lluís Companys. Con dos cajas de cobro al principio y otras dos al final, ofrecerá 30.000 títulos, rabiosas novedades y de fondo. Libreros prescriptores atenderán a los lectores. No lejos de ella, otra carpa, algo más pequeña, mostrará una selección de las obras premiadas en 2009, unas 100.

En el patio del Hivernacle, habrá conferencias y actividades familiares, especialmente en el fin de semana. La Biblioteca, otra carpa, acogerá espectáculos basados en libros que se pueden ver en las bibliotecas de la ciudad. Estará dedicada a Alicia (en el país de las maravillas) y profesionales especializados recomendarán libros y ayudarán a encontrarlos.

Mesas redondas y demás

En el escenario Àgora, frente al Museo de Zoología, se celebrarán mesas redondas, encuentros con autores, conciertos y cine. Se colocará una pantalla en la fachada principal del ahora cerrado museo de Zoología y se proyectarán al aire libre, los sábados por la noche, dos películas de directores catalanes. El próximo sábado, La vida abismal, de Ventura Pons, a partir de la novela de Ferran Torrent, y, el sábado 18, Elegy, de Isabel Coixet basada en la novela homónima de Philip Roth. Y Quiosc.Cat mostrará más de un centenar de revistas en catalán.

El Chill.Out, a la entrada del parque, junto al Drac Cafè, será uno de los espacios más acogedores: firmas de libros (los fines de semana), narraciones en voz alta, charlas divulgativas, cócteles literarios, diferentes cada día (desde un Gimlet a un Dry Martini Frozen), preparados por especialistas; y cenas literarias, una gran mesa, con capacidad para 40 personas: 20 euros por persona y hay que reservar.

Josep Fontana, Gerad Piqué, Sebastià Serrano, Najat-El Hachmi, Patricia Gabancho, Màrius Serra o los actores de la serie La Riera, de TV-3 son algunos de los profesionales que participarán en las veladas temáticas. Jordi Pujol, Carme Ruscalleda, Josep Cuní o Muriel Casals leerán clásicos; habrá presentaciones de libros; recitales de poesía, conciertos, avances obras que se representarán esta temporada en teatros como el Espai Brossa, el Antic Teatre, Tantarantana o Teatreneu.

No hay que olvidar los divertidos sorteos: por cada 20 euros de compra se recibirá un boleto para participar en un sorteo diario de una cena para dos personas en un restaurante del barrio, para realizar una ruta literaria o para visitar la Fundación Palau i Fabre en Caldes d'Estrach. El afortunado que gane el sorteo semanal podrá conseguir una sesión para dos personas en los Baños Árabes de Barcelona o dos entradas para la actuación de Charlotte Gainsbourg en el Festival MPB.

La Setmana estará muy animada (se pueden consultar horarios y contenidos en www.setmanallibre.cat). Pèlach y Martí aseguraron que la fiesta del libro en catalán seguirá en la Ciutadella, que se ha acabado su provisionalidad. "Ha sido un año de discordias con concordia", dijo Martí, pero ha dado su fruto. Ambos coincidieron en que no habría sido posible este nuevo modelo sin la colaboración de los gremios de editores, de distribuidores, de libreros, el ICUB, el ICIC, el Consorci de Biblioteques de Barcelona y Biblioteques Públiques de Catalunya, todos representados en la comisión organizadora.

El presupuesto es de 500.000, un 5% menos que en la edición anterior, y de ellos esperan recaudar dos tercios con la venta de libros: unos 20.000. Prevén la asistencia de 60.000 personas a lo largo de los diez días.