Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco alternativas para disfrutar del ecoturismo

Desde la meditación hasta poder "dormir como los nómadas", todo cabe en unas vacaciones en consonancia con la naturaleza

Las claves del ecoturismo se pueden encontrar en una posada asturiana de nombre L'Ayalga, que en la mitología local significa tesoro escondido. Situada en La Pandiella, un pequeño pueblo del Concejo de Piloña, en el centro de Asturias, sus gerentes, Conchi y Luís, guardan "una biblioteca divulgativa para que la gente conozca lo que representa este tipo de turismo". Su posada es ecológica y defiende un entorno sostenible. Sus métodos de bioconstrucción (adaptada al entorno) demuestran su responsabilidad con el medio ambiente.

Recuperan la cal como mortero, ya que deja respirar a la casa, explican. Por lo que, de esta manera, utilizan cemento blanco en vez del gris, "porque no tiene escorias provenientes de altos hornos".

"El ecoturismo te ayuda a descargar la energía negativa del cuerpo"

"Nuestro objetivo es defender es defender la construcción con materiales ecológicos y coordinar actividades relacionadas con la salud"

"Es un área en el que no hay chiringuito ni turistas, es solitario, virgen y puedes hacer nudismo sin problemas"

"El trabajo en el mundo rural no se está acabando por que sea malo sino por que está mal pagado"

La madera está tratada única y exclusivamente con aceites. Todos los zunchos (refuerzos metálicos para reforzar la construcción de un edificio) estructurales están derivados a tierra. Separan las aguas grises de las negras, y reciclan ambas. Incluso recogen el agua de la lluvia para distintos usos. No existe nada de PVC en la casa, utilizan otros plásticos menos contaminantes. Tienen paneles solares para calentar el agua. El sol calienta las habitaciones al sur y al este por medio de grandes ventanas. El norte está aislado con cáñamo.

Está es la presentación de un establecimiento que cree firmemente en el ecoturismo. "Nuestro objetivo es defender la construcción con materiales ecológicos y en la coordinación de actividades relacionadas con la salud, como masajes o Tai-Chi", explica Conchi. Los productos de limpieza también son ecológicos y en L'Ayalga intentan hacer una labor divulgativa. "La realidad -añade Conchi- es que el ecoturismo hace énfasis en la conservación, la educación, la responsabilidad del viajero y la participación activa de la comunidad".

Gastronomía sana en A Coruña

No muy lejos, en Galicia, Miguel Aixo Martinez trabaja en Casa Dharma Gaia, un centro familiar situado en A Coruña que ha llevado la comida vegetariana a otro nivel. "Lo principal para una comida saludable es la innovación, la elaboración". Este cocinero lleva 10 años elaborando recetas para pequeños grupos que va al centro durante todo el año. Define su cocina como ovo-lácteo-vegetariana. El menú varía según la temporada, "no puedes tomar alimentos que te enfríen en invierno o que te calienten en verano, no tiene sentido". En época estival normalmente se empieza degustando una ensalada fresca y colorida, se sigue con unas legumbres o cereales, "no mezclar nunca las dos, porque dificultarían la digestión" y finaliza, por ejemplo, con un flan de naranja. "La gente se sorprende al saber que la elaboración del pudín se hace con zumo y no con leche". Muchas veces los huéspedes participan en la elaboración o en la recogida de los productos para la elaboración de los platos. Miguel estuvo durante tres años en un centro ecoturista en México. Cuando volvió a su tierra y conoció a su actual mujer decidió montar el centro. Para él, el ecoturismo es "una manera de descargar la energía negativa".

En Burgos, los agricultores han encontrado un nuevo medio de rentabilidad. En plena crisis los recursos escasean y tuvieron que inventar algo. Y así surgió el agroturismo en Artieta, donde los agricultores alquilan sus habitaciones a turistas que quieren conocer y participar en las tareas de cultivo o alimentación de los animales. Por 50 euros por noche nos podemos sentir como un verdadero granjero. "El agroturismo es un plus económico al trabajo que hacemos, es una manera de que cualquiera ayude a que el campo no desaparezca", dicen los responsables.

Viajar a solas

En Gredos, en medio de un paraíso castellano se encuentra el centro de ocio inteligente. Belén, amiga de los dueños, Alberto y Beatriz, explica que el establecimiento está dirigido a personas que viajan solas. "No es un centro de singles con el fin de buscar pareja, pero si es cierto que lo que se intenta es que esas personas que no tienen con quien viajar fomenten sus habilidades sociales". El precio es de 490 por seis días. Cuentan con un guía que dirige a los visitantes a una zona de pozas. "Es una área en el que no hay chiringuito, ni turistas, es solitario, virgen y puedes hacer nudismo sin problemas". Los talleres que ofrecen se dividen en dos bloques, la biodanza, una disciplina que mezcla el baile con las emociones, y la meditación.

Granada es otra de las provincias implicadas en un turismo responsable. Juan L. Muñoz inventó una nueva forma de adaptarse al ambiente. Este verano ha abierto sus tiendas al público y dice estar ilusionado. Bajo el lema "dormir como los nómadas" ofrece a los visitantes un nuevo estilo de alojamiento en la naturaleza. Es turismo rural pero con un nuevo concepto. Tiene un Yuta, una tienda originaria en Mongolia, un Tipi, propio de los indios americanos y un carromato. Cuenta con un huerto donde planta su propia verdura. Situado en Padul, en la antigua carretera de la cabra, ofrece actividades de descenso de barrancos y senderismo, "la verdad es que es espectacular". El precio son 35 euros por persona con desayuno.

Para él, el ecoturismo es "en primer lugar su medio de vida. Además es una buena forma de fomentar una manera de vida más saludable que en las ciudades". Afirma que el trabajo en el medio rural no se está acabando porque sea malo sino porque se paga muy mal. "Por lo que hay que reforzarlo".

Responsabilidad ambiental y también social

En el salón de Ibon Moleres, de 33 años, en vez de maletas hay un montón de latas de comida, libros y ropas infantiles. El segundo bulto de su viaje a Senegal va llena de ayuda humanitaria. Ibon es uno de los españoles que han elegido el turismo responsable (o solidario) como opción para las vacaciones de verano. El concepto, además del ecoturismo, es conocer a un país desde otra perspectiva: se visitan los principales puntos de interés cultural, pero intentando conocer la realidad del país elegido y el trabajo que allí desarrollan las organizaciones no gubernamentales.

Ibon, por ejemplo, se va a Senegal con un grupo de 12 personas, gracias a la ONG Campamentos Solidarios. El proyecto "Afrique Aventure" contempla la realización de una red de ecocampamentos que cubran las regiones más interesantes y necesitadas del país. El campamento de la región de Badian tiene como objetivo la instalación de un alojamiento de turismo de aventura en Senegal Oriental, utilizando los principios de la arquitectura bioclimática y el desarrollo sostenible. El trabajo de los visitantes es ayudar a mejorar la salud en el pueblo de Bassari y el centro escolar de la Comunidad Rural de Tomboronkoto.

"Hace un par de años, una amiga de mi hermana se fue a Senegal con la ONG y le encantó la experiencia. Ahora vamos yo y me compañero de piso. Como podemos viajar con dos maletas, la organización nos pedió que uno de los bultos fuera con donaciones a los niños que viven ahí, y con la ayuda de la empresa donde trabajo y de unos amigos, he conseguido objetos de ayuda humanitaria", ha afirmado el informático.

Jordi Gascón, doctor en Antropología Social por la Universidad de Barcelona y miembro activo de la ONG "Acció per un Turisme Responsable", explica que el turismo solidario es una propuesta surgida del ámbito de la ONG. : "Está dirigida a facilitar viajes que aseguran un cierto nivel de sostenibilidad, y así generar beneficios para la población local y permitir al turista conocer la realidad sociopolítica del lugar que se visita. Los destinos más buscados son: Latinoamérica con diferencia, por el idioma y la relación histórica, sin olvidar Marruecos, por el factor distancia. Pero también hay propuestas en determinados lugares de África Subsahariana y Asia, como India y Nepal".

Además de Campamentos Solidarios, en España hay otras asociaciones que organizan este tipo de turismo. Una de ellas es la Alter Nativas , ONG de Navarra que forma parte de la red de entidades europeas de apoyo al "Projeto Bagagem". El proyecto empezó en 2004, con tres destinos para el Nordeste de Brasil. Hoy ofrecen 10 paquetes: "El porcentaje de españoles que buscan este tipo de turismo todavía es pequeño si lo comparamos con el turismo tradicional, pero cada año son más los interesados en conocer este tipo de viajes", ha explicado Rebeca Gernán, colaboradora de la Alter Nativas.

Más información