Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El británico Andrew Gourlay gana el concurso de directores de la Orquesta de Cadaqués

El premio está dotado con 6.000 euros y un centenar de conciertos con 29 orquestas durante los próximos tres años

Llegaron a la final igualados. Ninguno parecía tener ventaja sobre el otro. Pero fue el joven director de orquesta británico Andrew Gourlay, nacido en Jamaica en 1982, quien se impuso claramente en la última y decisiva prueba al venezolano Domingo García Hindoyan. Y para él es el codiciadísimo premio al vencedor del Concurso de Dirección de la Orquesta de Cadaqués, 6.000 euros y un centenar de conciertos con 29 orquestas europeas, buena parte de ellas españolas, y latinoamericanas.

Andrew Gourlay y Domingo García Hindoyan llegaron a la finaltras superar cuatro eliminatorias y a los otros 224 jóvenes directores de orquesta inscritos en el prestigioso concurso creado hace 20 años por la Orquesta de Cadaqués. El duelo, celebrado en la noche del 8 de junio en el Auditorio de Girona, consistió en dirigir a la orquesta en un programa que incluyó la obra de nueva creación Hekkan IV, del compositor gaditano José María Sánchez Verdú, que les fue entregada a todos los participantes el pasado 3 de junio, víspera del inicio de la competición; el motete para soprano y orquesta Exsultate, Julilate, de Mozart, con Delia Agúndez como solista; y la obertura Las Hébridas, de Mendelssohn.

El hecho de que el jurado, presidido por el director ruso Gennadi Rozhdestveski, decidiera que los dos concursantes que habían llegado a la final dirigieran las mismas obras evidenció con claridad la superioridad de Gourlay. Seguro, con gesto firme y claro, el británico dirigió la obra de Sánchez Verdú, que ponía a prueba la celeridad de los concursantes en hacerse en poco tiempo con una inédita contemporánea. Luego, acompañó de forma competente a la soprano en la interpretación del motete de Mozart y supo extraer de la orquesta ese sonido fresco, transparente y cristalino de las obras delcompositor de Salzburgo. Y remató su interpretación con una buena versión de la obertura de Mendelssohn.

El sueño de todo joven director

 

"Ganar este concurso es la oportunidad con la que sueña todo joven director de orquesta: poder dirigir a muchas orquestas e ir acumulando repertorio", explica Andrew Gourlay a EL PAÍS. Pese a la euforia por haber ganado, el joven director británico se muestra, sin embargo, cauto. "El gran número de conciertos del premio permite superar estadios con mayor celeridad de lo normal para alguien que como yo está empezado, pero esta rapidez puede ser también un peligro, porque la madurez requiere tiempo", asegura.

Trombonista profesional, Gourlay tocó como free lance en algunas de las mejores orquestas británicas hasta el año pasado en que decidió abandonar el trombón para dedicarse a la dirección de orquesta, disciplina que empezó a estudiar en el Royal College of Music de Londres. En marzo pasado fue nombrado director asistente de la Orquesta Hallé de Manchester, que dirige Mark Elder. Accederá al cargo el próximo septiembre.

Del total de orquestas que Andrew Gourlay dirigirá en los próximos tres años y que forman parte del premio del concurso, figuran todas las formaciones sinfónicas de España, excepto los conjuntos orquestales de los teatros de ópera. Las orquestas españolas son 23; a las que hay que sumardos británicas, la Filarmónica de la BBC de Manchester y la Royal Liverpool Philharmonic; la austriaca Wiener Kammer Orchester; la Filarmónica de Flandes; y las latinoamericanas Sinfónica de Chile y Filarmónica de Medellín.