Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'cesto español' en Shanghai

Descubrimos los secretos del pabellón español en la mayor Expo de la historia

25.000 metros de tubo y 8.524 placas de mimbre han dado forma al espectacular pabellón de España en Shanghai que, a partir del próximo sábado y hasta el 31 de octubre, se prevé estará entre los cinco más visitados de la mayor Exposición Universal organizada desde que se inauguró la primera en Londres, en 1851.

El edificio ya ha sido bautizado como 'el cesto español' por el material que cubre su sofisticada estructura. Se trata, en palabras de la autora del proyecto, la arquitecta Benedetta Tagliabue, del estudio Miralles-Tagliabue, de "un guiño a la tradición y la técnica artesana que comparten España y China", país anfitrión de la Expo. La construcción huye del concepto habitual de caja contenedora y los contenidos se suceden en espacios concebidos como grandes cestos de mimbre que se articulan alrededor de una especie de plaza que "es el equivalente en la ciudad al patio de una casa, un lugar de respiro, relax y fiesta", explica Tagliabue.

María Tena, comisaria del pabellón, afirma que el edificio "es maravilloso en sí mismo, pero además una Expo es una operación de conocimiento y comunicación en la que cada país debe mostrar lo mejor que tiene". La inversión de 56 millones de euros "tiene que ser muy rentable para España. Una gran oportunidad para mostrar en China quiénes somos, un país moderno y en el que se puede confiar desde el punto de vista empresarial, pero que además es vitalista y alegre porque tiene una calidad de vida que se ha forjado en la democracia".

El lema de la Expo, Mejor ciudad, mejor vida, se enfrenta a los retos de un mundo en el que, por primera vez en la historia, el 55% de la población mundial habita en ciudades. El lema del pabellón español, De la ciudad de nuestros padres a la de nuestros hijos, acepta el desafío de buscar un modelo de vivir la ciudad a nuestra manera.

Por tanto, no se trata de impresionar sólo por la fachada, sino de llegar a que los chinos, que serán casi el 95% de los 70 millones de visitantes que espera la muestra, reconozcan de forma sencilla la esencia de España. La cultura, el arte, el cine y la gastronomía serán las tropas del particular caballo de Troya español en Shanghai. Tres destacados directores de cine españoles, Bigas Luna, Basilio Martín Patino e Isabel Coixet, contarán en cada una de sus creaciones el cambio vivido por las ciudades españolas, desde el éxodo del campo a la ciudad de los años setenta a la realidad actual y los deseos de futuro.

Bigas Luna abre la exposición del pabellón de España con una historia que arranca en plena naturaleza y recuerda una cueva, pasa por la mezquita de Córdoba, El Guernica de Picasso, los sanfermines, Nadal o Pau Gasol, e impregna sus seis minutos de duración de una visión de "rompe y rasga" de nuestras raíces y de la originalidad de los españoles en un mundo global.

Martín Patino proyecta en la segunda sala del pabellón un retrato "irónico y tierno" de la España actual, que para suplir la falta de referencias de nuestro país en China, lo que trata es de emocionar más que explicar. La música de El retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla es la banda sonora de una proyección de siete minutos que a través de un sistema multipantalla va mostrando material moderno y de archivo de la vida y la gente de las ciudades españolas.

El cierre corre a cargo de un sueño interpretado por Isabel Coixet. Es el lugar para las promesas de un mundo mejor. Un viaje de la mano de un gigantesco bebé, Miguelín, que irá contando mediante cortas historias animadas cómo nos gustaría a los españoles que fuesen nuestras casas, el ocio, la sanidad, el transporte..., en definitiva, las ciudades del siglo XXI.

El día a día del pabellón se articula alrededor de la idea de plaza, de la vida en la calle tan característica del carácter español. Una semana de festival de flamenco y danza, tapas que por la noche se degustarán con actuaciones en directo a la manera de un cabaret, una representación del mejor cine español de los últimos años y un programa de alta gastronomía en el que grandes chefs españoles se unirán cada semana a otro restaurador de primera categoría internacional para interpretar los productos emblemáticos de cada comunidad autónoma española, serán los 'ganchos' para que el público que recorra la Expo confirme las expectativas generadas en torno al 'cesto español'.

La Exposición de Shanghai en cifras

520 hectáreas de superficie.

190 países participantes.

70 millones de visitantes previstos.

184 días de duración.

20.000 eventos artísticos y culturales previstos.

42 participantes con pabellón propio.

50 organizaciones internacionales participantes.

7.624 m2 de pabellón español, que se espera visiten 30.000 personas diarias de media.

Más información