Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esplá percibe "aromas inquisidores" en el debate sobre los toros

El empresario Balañá asegura que han aumentado los espectadores taurinos desde 2003. -La presidenta de los Verdes Europeos dice que las corridas son una expresión de valores machistas

"Este sahumerio tiene aromas inquisidoras, sería triste ver a los catalanes peregrinar por los Pirineos como los españolitos de antes, que tenían que ir a disfrutar de los que se les prohibía aquí". Con estas palabras ha irrumpido el ex torero Esplá en la última sesión para tratar la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre la prohibición de toros en Cataluña. Para el torero el rito compensa el sufrimiento. El toreo, como el amor o la religión, pertenece, ha dicho, a "los mecanismos que el hombre ha creado contra la muerte". "Sin la sustancia de estas pequeñas mentiras la vida sería insoportable", ha rematado Esplà.

El diestro alicantino ha explicado que nunca ha sentido "misericordia" por un toro porque es su "profesión". Es "una cuestión de credos, de decisiones en torno a cómo se utiliza la naturaleza". La finalidad, ha añadido, "no es jugarse la vida, es crear con un elemento que representa las fuerzas de la naturaleza, cuando se desata, surge el caos". "Los toreros somos creadores y usamos el toro como material. Reconocemos la identidad animal", dijo. Si quieren neutralidad, ha respondido a la demanda de la diputada Patricia Gomà (ERC), "traiga a un tuareg y pregúntele si le gusta los toros".

En su comparecencia en el Parlament, el propietario de la plaza de toros La Monumental de Barcelona, Pedro Balañá, ha asegurado que la plaza recibe cada vez más espectadores desde 2003, aunque no ha concretado datos y se ha limitado a especificar que todo ello sucede sin que las administraciones catalanas ofrezcan ninguna subvención o ayuda pública.

Balañá ha defendido una tradición familiar que comenzó cuando hace 80 años su abuelo compró La Monumental. "A lo largo de toda mi vida he tenido una íntima conexión con un mundo tauromaquia, tanto profesional como personalmente. Siempre ha habido un grupo importante de aficionados catalanes que ha permitido que siga este espectáculo imprevisible y emocionante. Un grupo que en los últimos años, ha dicho, "son considerados por algunos éticamente inferiores y tienen que llevar a sus hijos fuera porque aquí son intimidados", ha explicado.

Los toros sufren más en el transporte

El director del departamento de Fisología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Carlos Illera, ha mostrado un estudio realizado sobre 980 toros y 620 novillos lidiados en la plaza de Las Ventas de Madrid, realizado por la Universidad Complutense, la de Córdoba, la de Lyon y la de Navarra, según el cual los toros sufren mucho más estrés durante el proceso de transporte que en la lidia.

Los resultados, obtenidos gracias a la instalación de microchips un mes antes de la lidia que permiten recoger cinco muestras diferentes, ha permitido a Illera -quien ha asegurado que no es un aficionado taurino- afirmar que el momento "más estresante" para un toro es el momento de salir al ruedo, por encima de las puyas recibidas o los capotes sorteados.

El científico ha asegurado que el toro es un animal jerárquico que, una vez en la plaza, intenta atacar todo lo que se mueve, pero tras ello rebaja su nivel de estrés porque "se acostumbra a donde está". En cualquier caso, y en referencia al dolor, afirmó que el animal lo sufre, pero tiene un "mecanismo especial" para paliarlo, ya que una de las hormonas que segrega se mantiene en niveles de concentración similares tras recibir el primer puyazo.

Illera ha respondido a Patricia Gomà (ERC), que le ha preguntado sobre la raza de lidia, que"no existen razas humanas ni de toros", sino "la especie humana y estirpes de toros" y que está convencido que el toro de lidia desaparecería si se censurara el espectáculo.

El torero catalán Serafín Marín ha pedido al Parlament que no prohíba la continuidad de las corridas porque afectaría económicamente a "miles" de personas en la comunidad y en toda España. Alternando el castellano y el catalán, el torero ha pedido a los diputados que se planteen qué pasaría si prohibieran su profesión, en contra de los aficionados que pagan sus impuestos, durante una intervención que le valió los reproches de la diputada de ERC Patrícia Gomà, por entender que faltaba al respeto de sus votantes. Gomà ha planteado al torero que no cree que le afecte en su trabajo que prohíban las corridas en Cataluña, pues sólo acude a Barcelona "a torear una o dos veces al año".

Valores "machistas"

La presidenta del Partido Verde Europeo, Monica Frassoni, por su parte, ha considerado que aunque "los hombres y los animales son diferentes en el toreo se usa la misma lógica de dominio que se usó en otros tiempos con los que tenían distinto color de piel", palabras que le han valido los abucheos de los taurinos en el Parlament.

La política italiana ha dicho que defender la Fiesta por amor al toro "tiene la misma lógica que el señór que mata a patadas a su mujer y dice que la quería mucho". Para Frassoni, las corridas son una "expresión de valores machistas y de falta de igualdad" y "una competición tramposa ya que se mete al toro en una plaza de la que no puede salir".

La ex eurodiputada ha señalado que el debate sobre los toros es similar al que se produjo en términos similares en Inglaterra con la caza del zorro -o en Italia con la tradición de lanzar burros desde los campanarios- y en el que se acabó imponiendo la idea de que no se podía convertir en diversión la muerte de un animal.

El concejal de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Portabella, ha protagonizado en calidad de biólogo la última de las 30 comparecencias celebradas en el Parlament para debatir la posibilidad de prohibir las corridas de toros en Catalunya, con el mensaje de que los festejos taurinos se mantienen únicamente por las subvenciones públicas, también pagadas por los antitaurinos, lo que consideró una "verdad incontestable".

Portabella, que ha iniciado su intervención con un vídeo que mostraba los intentos fallidos de un diestro por matar a un toro entre los bramidos de éste, justificó la prohibición en la "apuesta clara por la no violencia" y en la necesidad de construir una nueva ética que evite la crueldad.